Arcelor importará cok entre el cierre de las baterías de Avilés y la apertura de las de Gijón

Arcelor importará cok entre el cierre de las baterías de Avilés y la apertura de las de Gijón

Cesará la actividad el 30 de diciembre de este año, pero la nueva instalación no estará a pleno rendimiento hasta marzo de 2020

N. A. ERAUSQUIN GIJÓN.

Arcelor traspasará a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) las baterías de cok de Avilés el 30 de diciembre de este año. Ese mismo día prevé cesar la actividad y abandonar la instalación. Pero, para entonces, la que se reconstruye en Gijón para darle el relevo no estará lista y obligará a la multinacional a importar más de 130.000 toneladas de cok a través de El Musel para abastecer sus hornos altos.

Esta práctica no es nueva. En ocasiones las factorías asturianas ya han recurrido a este mecanismo. De hecho, la compañía se vio obligada a ello tras el incendio que sufrieron las baterías de Avilés el pasado mes de octubre. En esta ocasión se volverá a recurrir a cok procedente de Francia, en concreto de la factoría que Arcelor tiene en Dunkerque.

Recibirá a través de El Musel unas 130.000 toneladas procedentes de Dunkerque

La obra de Gijón acumula meses de retrasos por culpa, primero, de la demora para lograr los permisos medioambientales y, después, por problemas con la calidad de los materiales que se estaban utilizando, en concreto del refractario, el recubrimiento de las paredes interiores de los hornos. Tuvieron que retirarse partidas defectuosas y buscar en el mercado otras, algo que no fue sencillo ante el desabastecimiento global. Este cúmulo de dificultades hizo a Arcelor replantearse el calendario inicial y retrasar de junio a octubre de este año la puesta en marcha de la primera batería, compuesta por 45 hornos, y de diciembre a marzo de 2020 la de la segunda. Y, aunque había previsto cesar la actividad en la instalación de Avilés a finales de este año, también contempló mantenerla durante parte de 2020, hasta comprobar el buen funcionamiento de las nuevas baterías de Gijón.

Sin embargo, el incendio producido en octubre y el buen resultado que supuso importar cok de Dunkerque ha hecho a Arcelor volver a su plan inicial de traspasar a la SEPI las baterías este mismo ejercicio.

Se da la circunstancia también de que durante el mes de diciembre no será necesario tanto cok para abastecer los hornos altos, ya que está prevista una parada en el 'B' para sustituir sus conductos de refrigeración ('staves') y, a la vez, la segunda fase de la reforma de la acería de Avilés, que también ralentizará la producción. A la par se realizan mejoras para hacer más eficientes los hornos y necesitar menos cok. De hecho, está previsto que las baterías de Gijón produzcan 1,1 millones de toneladas anuales, frente a los 1,4 actuales.

Síguenos en: