Arcelor parará las líneas de hojalata de Avilés para ajustar la producción

Instalaciones de tándem 1 de Arcelor, que mantendrá su actividad. / E. C.
Instalaciones de tándem 1 de Arcelor, que mantendrá su actividad. / E. C.

Las interrupciones, que se llevarán a cabo entre el 9 y 11 de este mes, se unen a las programadas en los sectores de galvanizado e inspección

P. LAMADRID GIJÓN.

Arcelor tiene previsto realizar nuevos paros este mes para ajustar la producción a los requerimientos del mercado. En concreto, detendrá los trabajos en los sectores de recocido continuo, tándem 2 y hojalata 2, que se dedican al tratamiento de esta aleación metálica en la factoría de Avilés, tal y como confirmaron fuentes de la empresa. Los representantes de los trabajadores creen que pueden deberse a «una bajada en la cartera de pedidos, la necesidad de los clientes de vaciar su stock o a que la factoría está por encima de la producción, por lo que no necesita seguir fabricando».

Más información

En concreto, la línea de recocido continuo parará entre el 9 y el 11 de diciembre; tándem 2 lo hará el día 10, y hojalata 2, el 11. Estas interrupciones de la producción se suman a las ya previstas en galvanizado 1 y 2, las líneas de inspección 1 y 3 y la línea de fleje, que cesarán su actividad, de manera temporal, entre el 24 y el 31 de diciembre, ante la caída de pedidos por parte del sector del automóvil debida a la crisis del diésel. En caso de prorrogarse el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) vigente en todas las fábricas de la multinacional en el país, los paros se extenderán hasta el 3 de enero. En total, unos 250 trabajadores podrían verse afectados por este alto en las labores.

Incertidumbre sobre el ERE

Además, en noviembre, la línea 1 de galvanizado tuvo una parada de ocho días. La idea es concentrar vacaciones, permisos y libranzas en esas fechas para evitar la regulación. Precisamente, la incertidumbre en torno a lo que sucederá con el ERE inquieta a los trabajadores. «No sabemos qué va a pasar, está a la expectativa. Esperamos que la caída en la cartera de pedidos sea algo coyuntural y tenga que ver con ajustes a final de año, pero lo cierto es que en el sector del automóvil los problemas acaban llegando aguas arriba», apuntó ayer el secretario general de CC OO en Arcelor, José Manuel Castro.

Después del alza de ventas y matriculaciones registrado en agosto, el diésel ha perdido interés para el mercado español, al que suministra Arcelor. Las previsiones negativas por parte del Ministerio para la Transición Ecológica y la subida de impuestos a este carburante han causado un elevado retroceso en las ventas de vehículos diésel, que se desplomaron en el primer semestre más de un 10%. Así, los consumidores comienzan a reclamar motores de gasolina.

 

Fotos

Vídeos