Arcelor pretende ligar parte de la subida salarial a la reducción del absentismo

Uno de los altos hornos de Arcelor en Avilés. / PALOMA UCHA
Uno de los altos hornos de Arcelor en Avilés. / PALOMA UCHA

Asturias lidera la tasa de ausencias laborales del grupo en España con un 5,3%, más de un punto por encima del objetivo marcado

LAURA CASTRO GIJÓN.

El tira y afloja entre los representantes de los trabajadores y Arcelor para sellar el VII Acuerdo Marco continúa, aunque la empresa dejó ver ayer algunas de las ideas que baraja en torno a la subida salarial. Si bien no está dispuesta a mejorar los incrementos que propone del 0,8% para 2019 y 2020 y del 1% para 2021, sí que planteó la posibilidad de ligar una parte del aumento a dos parámetros: la productividad -que ya estaba contemplada en anteriores acuerdos- y el absentismo.

Esta última cuestión preocupa mucho a Arcelor, que ha visto cómo sus esfuerzos para reducir las ausencias laborales en Asturias han sido prácticamente en vano. Las plantas de la región lideran la tasa de absentismo del grupo en España con un 5,3% en 2018, más de un punto por encima del objetivo marcado que se situaba en el 3,7%. La empresa trató de ponerle remedio en los últimos años recurriendo, entre otras medidas, a una empresa externa para hacer seguimiento de las bajas y acelerar los tiempos de espera de las pruebas médicas. Además, el contrato relevo permitió bajar la media de edad, que en la actualidad se sitúa en los 44 años, ocho menos que en 2001.

Los sindicatos tampoco se explican estas cifras y confirman que se han reducido los accidentes laborales y que hay más seguridad en las plantas. «Es cierto que la siderurgia es un sector agresivo en cuanto al tipo de trabajo y a los turnos, por lo que el absentismo siempre va a ser alto. Pero en el caso de Asturias, es cierto que la diferencia es notable a pesar de que la plantilla se ha rejuvenecido», explicó José Manuel Castro, secretario general de CC OO en Arcelor.

Por eso, la compañía pretende utilizar esta nueva prima con efecto disuasorio. En cualquier caso, los sindicatos se mostraron partidarios de negociarlo. «Estamos dispuestos a abordarlo, siempre y cuando se trate de aplicar esta prima a la subida salarial y no al sueldo fijo que ya tenemos. No vamos a aceptar variabilización como la que ya tuvimos hace años», indicó Raúl Cueto, secretario general de la sección sindical de UGT en Arcelor Avilés. Hasta el momento la compañía solo ha tanteado el terreno sin especificar qué porcentaje del incremento salarial estaría ligado a reducir las ausencias laborales, por lo que los sindicatos confían en que la propuesta se concrete en la próxima reunión del acuerdo marco fijada para el próximo 29 de mayo.

Expectación ante el recorte

Aunque Arcelor ya ha comenzado a tomar medidas para cumplir con la reducción de producción prevista de 700.000 toneladas, los sindicatos aseguran que sus efectos aún son moderados. «De momento en Avilés no se está notando mucho porque el recorte en los hornos altos ha sido muy pequeño», indica Cueto. Y aún no se ha concretado cuáles serán las próximas acciones que lleve a cabo la empresa para ejecutar la bajada de producción ni cómo afectarán al personal. Por ahora, las plazas para eventuales de marzo y abril se han cubierto y Arcelor incorporará a unos 270 trabajadores para dar vacaciones a los fijos.

Más información

No obstante, la empresa incide en que la situación económica no es nada favorable para el grupo debido a los elevados costes energéticos y a la guerra arancelaria entre Estados Unidos y China, que ha desatado una sobrecapacidad de acero en Europa, por la entrada de mucha bobina caliente procedente de Turquía que baja los precios. Arcelor se tambalea en Bolsa por el tira y afloja entre el país de Donald Trump y el gigante asiático y perdió ya un 20% de su valor en la primera quincena de mayo, situándose en el entorno de los 15 euros, una cifra que no rondaba desde 2016.