Arcelor prevé retomar la actividad total de la acería a finales de semana

La máquina de colada continua número 1 de la acería de Avilés, antes de las inundaciones. / E. C.
La máquina de colada continua número 1 de la acería de Avilés, antes de las inundaciones. / E. C.

«Se ha trabajado mucho y muy bien para recuperar los equipos, acortar los plazos y evitar el ERE, y eso es de celebrar», afirman los sindicatos

S. BAQUEDANO GIJÓN.

La dirección de ArcelorMittal prevé que a finales de esta semana la acería avilesina recupere prácticamente el 100% de su actividad, después de la gran inundación sufrida el pasado 10 de junio debido al desbordamiento del arrollo de Las Llongas. Anteayer, a las 17.15 horas, arrancó la máquina de colada continua número 2, y «todo ha ido muy bien», según fuentes de la empresa. Ahora esperan activar «antes del fin de semana» la número 1, más moderna y automatizada. Si todo marcha de modo favorable, como hasta ahora, la LD-III de Tabaza retomaría entonces su normalidad, teniendo en cuenta que el arranque de esta máquina para alcanzar la plena actividad es gradual. Mientras tanto, la acería funciona con uno de los dos convertidores de forma alterna.

Con el regreso a la actividad de la LD-III, también volverán a la normalidad las baterías de cok y los hornos altos que habían reducido su producción para no producir un exceso de arrabio que la acería no podía asumir.

«Se ha trabajado mucho y muy bien. No siempre se produce esa coincidencia entre el esfuerzo y el resultado pero sí ha ocurrido en este caso y es de celebrar», apuntaron fuentes ayer fuentes sindicales.

Los sindicatos celebran también que la multinacional siderúrgica no haya tenido que recurir al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que tiene activo el grupo en todas susplantas hasta el 31 de diciembre. Esa idea se barajó al principio, pero se tiró de 'saldos', es decir, cursos de formación, revisiones médicas y descansos y vacaciones pendientes. El hecho de que se pudieran acortar los plazos para ir activando la instalación avilesina ha evitado la aplicación del ERE.

Los daños en la acería de Tabaza se produjeron hace ocho días cuando los sótanos y los fosos en los que se carga el arrabio de la LD-III amanecieron completamente anegados debido a las fuertes lluvias de la noche y el desbordamiento del arroyo Las Llongas. Hicieron falta dos jornadas para poder achicar el agua que se acumulaba por debajo de la cota cero y que convirtió esas áreas en balsas en las que la profundidad llegaba a los 15 metros.

Los equipos de Bomberos del grupo siderúrgico de Gijón y Avilés intervinieron para achicar el agua durante dos días. Debajo del agua se encontraban motores, grupos hidráulicos y equipos eléctricos que hubo que sacar, llevar a talleres externos para su secado, valoración y reparación.

Optimismo sindical

El personal de mantenimiento trabajó a destajo para recuperar todos estos equipos. Los sindicatos eran ayer aún más optimistas que la dirección del grupo y confiaban que la acería pudiese retomar su actividad a pleno rendimiento es te jueves. En cualquier caso, «las expectativas son optimistas. Los trabajos han ido muy bien», destacaron.

Fue también una semana de intenso trabajo por parte de la multinacional y su proveedor, la ingeniería SMS, para poder retomar la actividad.

El domingo, además de la máquina de colada continua número dos, se arrancó también la escarpadora, la máquina que permite quitar irregularidades a los desbastes que luego se envían al tren de chapa gruesa. A estas piezas les quedaba este último paso para su expedición y con él se garantiza que la línea acabadora gijonesa no sufra los problemas de la factoría avilesina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos