Arcelor y los sindicatos acuerdan un plan para salvar el tren de carril

Una de las cajas de acabado del tren de carril de Arcelor. / DANIEL MORA
Una de las cajas de acabado del tren de carril de Arcelor. / DANIEL MORA

El pacto, supeditado al apoyo de los afiliados de CC OO, UGT y USO, incluye la reorganización de los turnos de la planta, en la que trabajan 260 personas

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

La dirección y los sindicatos de ArcelorMittal alcanzaron este martes un preacuerdo para garantizar la viabilidad del tren de carril de la factoría de Gijón. Se trata de un plan tendente a mejorar la competitividad, los costes de producción y el rendimiento de la planta, que acumula dos años con unas pérdidas de un millón de euros al mes, y le permita volver a la senda de los beneficios. El acuerdo, supeditado aún a la firma de las organizaciones sindicales UGT, CC OO y USO que pedirán el apoyo de sus respectivos afiliados en asamblea, consiste, en líneas generales de una reorganización de los turnos de trabajo y en el apoyo de expertos para mejorar la producción.

La dirección de la multinacional siderúrgica había pedido un acuerdo rápido a los sindicatos para poner solución a los números rojos del tren de carril y evitar su cierre. La compañía venía exigiendo en las últimas semanas acciones de mejora para encontrar las soluciones técnicas y organizativas que pudieran propiciar un vuelco a la situación de pérdidas económicas de los dos últimos ejercicios. Así, ayer, tras una larga negociación, se acordó un plan que, en líneas generales, consiste en una reorganización de los turnos de trabajo. En el aspecto técnico, la empresa se compromete a adoptar las medidas a su alcance para la mejora de los ratios de producción, fiabilidad y calidad final del producto. Para ello, no solo utilizará los recursos propios, sino que se contará con el apoyo de expertos procedentes de otros países.

La dirección de Arcelor defendía que bastaba con cambiar los turnos laborales para hacerlos más eficientes. Los sindicatos, por su parte, exigían que no hubiera una pérdida de empleo. Pues bien, el preacuerdo incluye una redistribución de las tareas que da respuesta a las condiciones fijadas por ambas partes. Se trata de adoptar el régimen de cinco equipos, de los cuales tres estarían trabajando y dos de descanso, de tal forma que se cubrirían los tres turnos de mañana, tarde y noche durante los 365 días del año. Hasta ahora, el régimen empleado en esta instalación es de cuatro equipos (tres trabajando y uno de descanso), con lo que se da la circunstancia de quedar días, especialmente los fines de semana, sin cubrir.

Este régimen del '3t5' se implantará en la zona de laminación, así como en el departamento de guías y ampuesas, una vez finalice el periodo vacacional y con una durabilidad mínima de un año, sin descartar la implantación definitiva de dicho régimen de turnos.

La cuestión es cómo se llega a la implantación de un quinto turno sin aumentar la plantilla del tren de carril, que hoy es de 260 trabajadores. Y la respuesta hay que buscarla en el departamento del llamado HH (carril de cabeza endurecida), que podrá trabajar con un solo operario por turno, dado que esta instalación no siempre está en funcionamiento. La flexibilidad y el nuevo diseño de esta área permitirán crear el mencionado quinto turno en el resto de la planta. Los sindicatos han pedido que se garantice que los posibles excedentes originados saldrán cumpliendo estrictamente la norma general de escalafones y, a su vez, con la aplicación de las garantías salariales pertinentes.

Asimismo, el preacuerdo -al que no se ha sumado la CSI- deja abierta la posibilidad de que, una vez recuperada la estabilidad del tren de carril, se pueda abordar una revisión general del organigrama de escalafón en su conjunto.

La dirección de Arcelor venía avisando de que el tren de carril corría peligro de cierre. De hecho, si para el próximo mes diciembre no se lograba poner fin a las pérdidas, comenzaría a estudiarse su posible clausura. El pasado mes de mayo, durante las negociaciones del plan productividad del tren de chapa, también en la planta de Gijón, la compañía amenazó igualmente con el cierre. Finalmente se llegó a un acuerdo que se saldó con la salida, mediante prejubilaciones, de 32 trabajadores de esa instalación.

 

Fotos

Vídeos