El aumento de la edad para el contrato relevo, nueva brecha con los sindicatos

La empresa esgrime la contención de costes y la homogeneización de las condiciones para toda la plantilla para no acogerse a la reforma de Sánchez

N. A. E. GIJÓN.

El problema de costes surge en cada negociación. Ayer volvió a suceder durante una reunión sobre el contrato relevo. El Consejo de Ministros aprobó en diciembre un real decreto para favorecer la competitividad de la industria y que relanzaba la jubilación parcial mediante este mecanismo, esquivando el endurecimiento impulsado por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2015 para esta opción de retiro anticipado, con el objetivo de limitar el coste que supone para el Seguridad Social.

Este año, en enero, terminaba el plazo de transición fijado en la normativa, aunque el cambio del Ejecutivo socialista abrió la puerta a que no fuera así y mantener la jubilación parcial en los 61 años para el personal de la industria con tareas más duras.

Sin embargo, Arcelor alegó ayer ante los sindicatos el sobrecoste que supondría la aplicación de esta reforma para rechazar que aquellos que cumplan las condiciones puedan entrar en el contrato relevo al cumplir los 61 años. La empresa defiende que los nacidos entre enero y abril salgan a finales de 2019 y, el resto, ya tendría que esperar a 2020.

Además del coste, la multinacional alega también que dejaría de haber homogeneidad, porque los trabajadores de oficina no pueden acogerse a los cambios propuestos por el Gobierno de Sánchez.