La UE autoriza la compra del Grupo Gallardo, con planta en Corvera, por KKR

E. C.GIJÓN.

El grupo industrial Alfonso Gallardo Balboa, propietario de la planta metalúrgica Ferralca en Corvera, pasará ahora a ser propiedad del fondo de inversión estadounidense KKR. La Comisión Europea dio ayer luz verde a la operación tras descartar distorsiones de competencia en el mercado comunitario, pues los solapamientos entre las actividades de ambas entidades son «mínimos».

Especializado en la siderurgia, el grupo Gallardo se encontraba desde 2014 en problemas para saldar sus deudas justamente con este fondo estadounidense y trataba desde febrero de este año de renegociar el pago. Ya entonces advertía de que la viabilidad de la empresa estaba en peligro, a pesar de que facturó en 2018 700 millones de euros y había conseguido salir de los números rojos.

Se trata de uno de los grupos industriales de referencia en España y en Europa dentro del sector siderometalúrgico. Aunque su sede social se encuentra en Extremadura, concretamente en Jerez de los Caballos (Badajoz), contaba con una amplia red comercial y de distribución. Además de en Asturias, el grupo Gallardo Balboa era propietario de varias factorías repartidas por el País Vasco, Madrid y Extremadura.

Por su parte, la firma de capital riesgo estadounidense Kohlberg Kravis Roberts (KKR) está especializada en compra financiada por terceros, es decir, en la adquisición de una empresa, en la que los fondos utilizados para financiar la operación son en su mayoría instrumentos de deuda. Su sede está en Nueva York y desde su nacimiento ha completado más de 360.000 millones de euros en inversiones de capital riesgo.