El comité de Duro expresa su preocupación por la situación del grupo

Censura el coste de los nuevos directivos y asesores, insta a lograr financiación y pide reunirse con la dirección

N. A. E.GIJÓN.

La cúpula de Duro Felguera continúa su búsqueda de liquidez, pero esta ausencia de músculo financiero empieza a hacer mella en la plantilla, que ve con preocupación la deriva de la sociedad. El comité de empresa ha enviado una carta a la dirección del grupo, a la que ha tenido acceso este periódico, en la que pide información sobre la situación real y teme su evolución.

El comité pone el foco en la necesidad que tiene la compañía de lograr liquidez para salir adelante y poder así también conseguir nuevos contratos que permitan normalizar esta situación, ya que la cartera actual es insuficiente.

También hace referencia a la noticia publicada por este periódico de que la dirección de la centenaria empresa asturiana había pedido ayuda a la Administración y a la banca para lograr un crédito con el que desarrollar su actividad, unos contactos que «no tranquilizan precisamente», aseguran en la misiva, y que hacen que «la desmotivación de toda la plantilla se incremente de forma alarmante».

Asimismo, el comité critica las incorporaciones en puestos directivos, «cuando estos se podrían haber cubierto con personal interno, evitando así el incremento de gastos de personal, que no parece lo más adecuado en este momento». Incluso llega a considerar que el tiempo que invierten en ponerse al día, «obstaculiza» el trabajo de las personas que llevan muchos años con ciertas labores. «El hecho de que la mayoría no pertenezca a este sector lleva a concluir que quizás antes de ponerse a dirigir deberían haber observado, analizado y asimilado el funcionamiento interno, para realizar una adecuada gestión». En la misma línea, también piden conocer qué aportan y cuánto cuestan los consultores, asesores y colaboradores externos que se han incorporado a la actividad y hablan de una época en la que «la prudencia exige austeridad».

El comité es muy crítico con la nueva cúpula, a la que acusa de intentar solucionar problemas «sin resultado aparente» y de tratar con «desprecio» a los empleados, al hacerles responsables de la situación, «cuando lo cierto es que si esta empresa ha sobrevivido ha sido por su buen hacer». En este sentido, reclaman una reunión informativa de forma inmediata, en caso contrario, plantarán medidas más drásticas.