TSK construirá en Arabia Saudí el mayor parque eólico de Oriente Próximo

El parque eólico de La Fe, construido por TSK en Nicaragua entre 2012 y 2014. / E. C.
El parque eólico de La Fe, construido por TSK en Nicaragua entre 2012 y 2014. / E. C.

El proyecto, impulsado por EDF y Masdar y presupuestado en unos 40 millones de euros, dará empleo a más de un millar de personas

LAURA CASTROGIJÓN.

TSK continúa ampliando su cartera de clientes en Oriente Próximo y lo hace con la construcción del mayor parque eólico de esa zona. El proyecto, impulsado por la compañía francesa EDF Renovables en consorcio con Masdar, con sede en Abu Dhabi, reportará a la firma asturiana 40 millones de euros y dará empleo durante su construcción y su posterior operación a más de un millar de personas.

Será el primer parque eólico de Arabia Saudí y estará ubicado a unas 560 millas de Riad, la capital. Tendrá una potencia de 400 megavatios y una vez entre en funcionamiento podrá abastecer las necesidades energéticas de más de 70.000 viviendas. Estará gestionado por la Oficina de Desarrollo de Proyectos de Energías Renovables, perteneciente al Ministerio saudí de Energía, Industria y Recursos Minerales. Responde, de hecho, a la estrategia que está llevando a cabo el Gobierno del país amparándose en el programa 'Vision 2030', una ambiciosa hoja de ruta para reducir la dependencia del petróleo.

No será, no obstante, el primer proyecto que desarrolla TSK en el país, pues en la actualidad está ya ejecutando una refinería de azúcar en la localidad de Yanbú. La firma asturiana se hace fuerte en Oriente Próximo, donde ya tiene en marcha varios proyectos relacionados con la generación de energía, las plantas industriales y el manejo de materias primas en países como Kuwait, Jornadia, Dubai y Omán. La cartera de clientes de TSK en el territorio supera ya los 500 millones de euros.

Este nuevo proyecto también refuerza el papel de la compañía asturiana en el sector de las renovables, donde ya ha participado en la ejecución de más de 20.000 megavatios altededor del mundo, y su cooperación con dos de las mayores compañías eléctricas del mundo en el campo de las renovables. EDF y Masdar también le adjudicaron hace menos de un mes otro proyecto en Marruecos para construir la planta solar «más avanzada» del mundo por 700 millones de euros, el contrato más cuantioso firmado hasta el momento por la ingeniería gijonesa. Se trata de una planta híbrida fotovoltaica termosolar, que sumará 800 megavatios de potencia, con un mínimo de cinco horas de almacenamiento y que se encuentra a 20 km de la ciudad de Midelt, en el centro del país.