El Corte Inglés ratifica a Marta Álvarez como nueva presidenta con un «proyecto de futuro»

Junta de accionistas de El Corte Inglés presidida por Marta Álvarez. / Efe

La nueva dirigente del grupo, que aprobó la fusión con Bricor, aboga por potenciar las marcas propias, avanzar en transformación digital y desarrollar nuevos negocios

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

En un año marcado por la batalla familiar en El Corte Inglés, su junta de accionistas celebrada este domingo -como ya es tradición al ser el último de agosto- se olvidó de la reciente tensión corporativa y se centró en el negocio, con una Marta Álvarez al frente presidiendo por primera vez la reunión con aparente tranquilidad.

La junta aprobó por unanimidad todos los puntos del orden del día, incluida la ratificación de Marta Álvarez como la primera mujer en presidir el grupo en los 79 años de historia de la compañía. Quien preside la compañía desde el pasado 10 de julio se dirigió a los accionistas con un mensaje de calma y confianza: «Tenemos proyecto y tenemos futuro. Somos una compañía que está cerca de la sociedad y que entiende las necesidades de las personas«, destacó.

Aseguró que «tenemos ante nosotros un futuro prometedor» para desarrollar nuevos conceptos de negocio y nuevos productos que «se anticipen a las necesidades del mercado». En este sentido, las tres actuaciones que definirán la política de innovación de la compañía a partir de este año serán adecuar los grandes almacenes a las demandas del consumo potenciando las marcas propias, el avance en la transformación digital, y el desarrollo de nuevos negocios y servicios, «solos o en compañía de líderes de cada sector nacionales o internacionales».

El Corte Inglés lanzará su 'app' antes de final de año para «cambiar la forma de comunicación» con el cliente

La presidenta explicó que El Corte Inglés está dando una «nueva dimensión» a las tiendas con lugares de experiencias donde el cliente «disfruta, se entretiene y experimenta nuevas sensaciones». Anunció además el lanzamiento de dos nuevas marcas propias en 2020, Alik y Another Love, la primera más «contemporánea e innovadora» y la segunda, «romántica y femenina».

Si el canal digital es uno de sus puntos de mejora, Álvarez aseguró que a partir de ahora no habrá dos clientes, uno online y otro físico, sino «solo uno al que debemos servir por todos los medios y por el canal que él decida». Así, anunció que el siguiente paso de la compañía en esta línea es el lanzamiento de una 'app' antes de final de año que «cambiará la forma de comunicarnos con los clientes». Y es que el comprador de 2019 no tiene nada que ver con el de 1940, año en que la compañía comenzó a operar, por lo que El Corte Inglés está decidido a ponerse al nivel de los grandes jugadores del mercado online.

Fusión con Bricor

El gran punto a debatir durante la mañana del domingo era la propuesta a la fusión por absorción entre El Corte Inglés y Bricor para aprovechar las sinergias entre ambos formatos. La junta, en la que estuvo representado el 92,7% del capital, dio luz verde a la operación. Bricor, que nació en 2006 y lleva varios años inmerso en un proceso de reordenación de su oferta comercial y sus 63 tiendas en España y Portugal, cerró el pasado ejercicio con una caída del 15,7% de sus ventas agregadas, hasta alcanzar los 90,7 millones de euros.

El grupo afirma que la operación de absorción no afectará ni a las plantillas de Bricor ni a la de El Corte Inglés, que mantendrán ambas marcas cada una con su propia identidad corporativa. La novedad radica en que los centros comerciales de El Corte Inglés podrán modificar parte de su estructura para ajustarla a la de Bricor, y viceversa.

Es algo similar a lo que ya ocurrió con Hipercor, cuya integración se inició hace dos años. Esta fusión que tuvo resultados «muy positivos» ha permitido poner en marcha una reordenación de los espacios comerciales para hacerlos «más atractivos y cómodos» para el cliente, mejorando la implantación de la mercancía en la tienda, completando la propuesta comercial entre ambas enseñas y «mejorando la experiencia de compra» del consumidor, explicó el grupo.

Pizarro renueva su cargo

La diferencia con otras juntas es que este año ya se presentaron los resultados de 2018 el pasado mes de junio, cuando se informó de que el grupo ganó el pasado año 258 millones de euros, un 27,7% más que en el ejercicio anterior, con una cifra de negocio de 15.783 millones de euros, la mejor de los últimos años. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 1.075 millones, un 2,2% superior al del ejercicio pasado.

Unos resultados con los que los directivos se mostraron «satisfechos», según fuentes oficiales. Por ello, estas cuentas anuales también fueron aprobadas en la junta del domingo, así como la gestión del consejo de administración. Como estaba previsto, Manuel Pizarro, cuyo mandato como consejero de la compañía cumplía este año tras ser designado en 2015, fue renovado con el respaldo de la junta.

La sostenibilidad, nueva pieza clave

Las grandes compañías están realizando cambios significativos en su política de sostenibilidad en el último año. Desde la decisión de eliminar las bolsas de plástico de Mercadona desde el pasado mes de abril al compromiso de Inditex de sacarlas de todas sus tiendas (más de 7.400 en todo el mundo) y cambiarlas por otras de papel a partir de 2020.

En esta línea, El Corte Inglés también quiso dar un paso al frente y anunció en su junta que uno de sus compromisos con el medio ambiente pasará por la eliminación «progresiva» de las bolsas de un solo uso de todos los establecimientos del grupo. Fuentes de la compañía aseguraron que ya se está trabajando en ello y que el plazo aproximado de la desaparición total de las bolsas de plástico será de dos años.

La presidenta, Marta Álvarez, explicó que su objetivo es alcanzar «el residuo cero en todos nuestros centros comerciales como ya lo hemos conseguido en Galicia, lo ampliaremos progresivamente al resto de España y Portugal». En los próximos años seguirán incrementando su oferta de productos sostenibles.