El problema de Arcelor con el material de las baterías de Gijón crea dudas sobre los plazos

El problema de Arcelor con el material de las baterías de Gijón crea dudas sobre los plazos
El interior de las baterías de cok que Arcelor está construyendo en su planta de Gijón. / E. C.

La multinacional espera que la obra vuelva a la normalidad el próximo mes, pero sigue sin encontrar el refractario necesario

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

La obra de las nuevas baterías de cok de Arcelor es clave para garantizar el futuro de la siderurgia en Asturias, pero desde que la multinacional anunció su intención de renovar la antigua instalación de Gijón, con una inversión de unos 150 millones de euros, todo han sido problemas y retrasos, y eso que el plazo para acometer los trabajos no puede extenderse más allá de 2020, cuando los obsoletos hornos de Avilés, que ahora suministran el cok a los hornos altos de Gijón, deberán dejar de funcionar sí o sí. A la demora para conseguir los permisos medioambientales por parte del Principado, un aplazamiento que comprometió seriamente el calendario planteado, se ha sumado este verano un problema inesperado con el refractario, una especie de ladrillos con características muy especiales que cubren el interior de los hornos y que deben soportar altísimas temperaturas. Defectos en la calidad del material, parte ya colocado, y la falta de suministro a nivel mundial obligaron a la empresa a detener los trabajos a mediados de julio y, aunque esperaba poder retomar esta actividad a principios de agosto, la compañía aún no ha encontrado una solución.

Durante estas semanas Arcelor no ha estado parada, junto con Paul Wurth, la ingeniería a la que adjudicó el total de las obras, e Imasa, la subcontrata encargada de la colocación del refractario, ha estado intentando buscar una salida a este problema. De momento, ya se ha detectado qué parte de lo ya instalado no cumple con las especificaciones necesarias, por lo que habrá que reemplazarlo, pero aún falta encontrar el material que lo sustituya.

El problema principal es que el refractario que tiene que emplearse en el interior de los 90 hornos que conforman las baterías es muy especial y, en estos momentos, hay un desabastecimiento a nivel global. La compañía espera encontrar un remedio a partir de mediados de septiembre y retomar la normalidad en las obras, aunque ya sería con un retraso de dos meses sobre el calendario previsto. Fuentes de la multinacional reconocen que la solución se está demorando más de lo esperado, no obstante, confían en que puedan cumplirse los ajustados plazos finales que se habían fijado.

Fecha tope

El objetivo es que los primeros 45 hornos entren en funcionamiento a mediados del año que viene y los otros 45 en diciembre, pero fuentes sindicales ya retrasan hasta febrero de 2020 la puesta en marcha del total de la instalación. Esto implicaría tener que alargar la vida de las baterías de Avilés más de lo previsto. De momento, incluso si se cumple el objetivo de que los hornos de Gijón estén listos en diciembre de 2019, Arcelor tendrá que posponer el cese de la actividad de los de Avilés a 2020 -la empresa anunció en 2016 que dejarían de funcionar el año que viene-, ya que, una vez que estén en marcha las nuevas baterías, se necesitará un tiempo para hacer pruebas y comprobar que todo va bien, al menos unos tres meses. Arcelor cuenta con que el arrendamiento del terreno en el que se ubican las baterías avilesinas no concluye hasta el 31 de diciembre de 2020. Entonces deberían pararse de forma obligatoria debido también a la entrada en vigor de una normativa medioambiental más restrictiva.

De momento, para minimizar el impacto de este nuevo retraso -los permisos medioambientales tardaron más de un año en llegar-, Imasa está avanzando en la planta de subproductos, que tiene el objetivo de reducir los efectos contaminantes de la coquería, y cuyo coste asciende a 20 millones de euros.

Además, Arcelor ha contratado a personal de Daorje para permitir la formación del personal de las baterías de Avilés que va a pasar a las de Gijón y que ya ha comenzado a prepararse para la nueva instalación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos