DuPont activa una hora su plan de emergencias ante el riesgo de fuga en una de sus plantas

La planta de ICL de DuPont, en la que ayer se produjo la alarma por un riesgo de fuga. / MARIETA
La planta de ICL de DuPont, en la que ayer se produjo la alarma por un riesgo de fuga. / MARIETA

Detectó «la desviación de los parámetros normales» en el arranque de la factoría de ICL, pero en menos de una hora se garantizó la seguridad

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

Se quedó en un susto, pero de esos que demuestran la importancia de los simulacros y de los controles de seguridad. DuPont tuvo ayer que activar su plan de emergencias ante el riesgo de una fuga en la planta de cloruro de isoftaloilo (ICL), una de las tres de las que dispone en el valle asturiano de Tamón, en concreto la que fabrica el ingrediente principal del nomex. Según la compañía, a las 7.35 horas de la mañana, durante la operación de arranque de la planta, el equipo que realizaba esta tarea «detectó una desviación en los parámetros normales». Otras fuentes hablan abiertamente de una pequeña fuga en el reactor de fosgeno de la factoría, un hecho que no reconoce la empresa que, en menos de una hora, a las 8.20, daba por ratificada la seguridad de la instalación.

Ante las lecturas anómalas de los detectores, DuPont procedió a aplicar «proactivamente el protocolo de confinamiento», que implica que todos los trabajadores de la instalación, así como las visitas, acudan al edificio que tienen asignado o, en su defecto, al que tienen más cerca y permanezcan en su interior hasta verificar que la instalación es segura. Además, este protocolo lleva aparejado el cierre de los accesos al complejo hasta que se ratifique que no existe ningún peligro. Se da la circunstancia de que, como el suceso tuvo lugar justo a una hora de cambio de turno y de entrada del personal de oficina, se acumularon muchos vehículos en el exterior de las instalaciones. De hecho, en un comunicado, la compañía da las gracias a la Guardia Civil por su apoyo en la coordinación del tráfico en esos complicados momentos y también a los empleados y contratistas «por su paciencia y colaboración».

Aunque DuPont no reconoce ninguna fuga, solo una «desviación» en los controles, otras fuentes apuntan a que ya durante el fin de semana, mientras se realizaban pruebas, hubo problemas puntuales con el cloro que se emplea en el proceso, pero que se dieron por resueltos y se acordó el arranque de la planta, que había estado parada varios días por tareas de mantenimiento. Nada más iniciar la puesta en marcha, ayer por la mañana, saltaron los detectores, lo que provocó la activación del protocolo de confinamiento y del plan de emergencias. Según estas fuentes, la brigada de primera intervención acudió al lugar para verificar si se trataba de una falsa alarma o de una fuga real, y concluyó que sí existía un escape, en concreto en una de las juntas del generador y que, tras su reparación y verificar que la planta era segura, se procedió a levantar el protocolo de confinamiento menos de una hora después de haber dado la señal de alarma. No obstante, a la espera de si se realiza una segunda verificación, también se ha pospuesto el arranque de la planta de ICL.

Apertura de expediente

El Gobierno regional ya está al tanto de este percance. La compañía, tal y como obliga la normativa, comunicó a los servicios de emergencias del 112 que tenía una incidencia, aunque también trasladó que no requería de apoyos externos. Menos de media hora después, desde la compañía comunicaron que el problema estaba solucionado.

La Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente ha abierto un expediente, como es precedente ante incidentes de este tipo, aunque aún no han podido verificar el alcance del percance, un análisis que puede durar desde días a semanas, dependiendo de la complejidad del caso, señalan desde el Principado.

La planta de ICL, en la que ha tenido lugar este suceso, arrancó su actividad en 2010 y permite abastecer por tubería la principal materia prima con la que se fabrica el nomex, uno de los productos estrella de DuPont, una fibra que tiene una importante resistencia térmica y que solo se fabrica en el complejo asturiano y en Estados Unidos.

El pasado mes de abril la multinacional anunció una inversión en sus instalaciones asturianas de 50 millones de euros para producir nomex hilado. Esta inversión contempla también mejoras en la planta de ICL, ya que se necesita aumentar su producción, y todo sin detener la actividad actual. Se espera que la nueva línea entre en funcionamiento a principios de 2019 y que cree 15 nuevos empleos. Durante la obra hay hasta 70 operarios en las instalaciones encargándose del proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos