Duro Felguera anuncia un contrato provisional por 43 millones con la argelina Naftal

Junta de accionista de Duro Felguera./Damíán Arienza
Junta de accionista de Duro Felguera. / Damíán Arienza

El consejero delegado se muestra confiado en «sacar adelante la empresa» en una junta de accionistas en la que se aprobó la gestión del nuevo equipo directivo

Noelia A. Erausquin
NOELIA A. ERAUSQUINGijón

Duro Felguera trazó hoy su camino para salir de la crisis en la que está inmersa y que pasa por reducir los riesgos, buscar la rentabilidad y focalizar los esfuerzos en contratos de menor tamaño y más seguros y en un menor número de países. Durante la junta de accionistas celebrada esta mañana en Oviedo, su consejero delegado, José María Orihuela, avanzó también un contrato provisional por 43 millones de euros con la argelina Naftal y se mostró confiado en «sacar adelante la empresa», para lo que reclamó confianza y tiempo a los accionistas y a las entidades financieras. «Sabemos lo que tenemos que hacer», aseguró.

El objetivo de la compañía es conseguir este año un resultado bruto de explotación positivo , con unos ingresos de 450 millones, que se elevarán hasta 712 en 2023, todo ello apoyado también en un crecimiento de la contratación desde los 260 millones que se prevén en este ejercicio hasta triplicarlos, con una cifra de 850 millones, en cuatro años.

Orihuela recordó la historia de Duro Felguera, con una trayectoria que supera los 160 años, y aseguró haber aprendido de los errores cometidos, entre los que destacó la apuesta por contratos en el sector de la energía por encima de los 150 millones de euros. Son, precisamente, en estos proyectos en los que se generó el principal agujero en la entidad. De ahí que, además de buscar la rentabilidad a toda cosa para hacer caja y ganar músculo financiero, busque también una reorientación del negocio, con una focalización en los sectores tradicionales de la compañía, como operaciones y montajes, logística o petróleo y gas, y una reorientación del negocio de energía, con una apuesta clara por las renovables, en las que Duro aún no está presente. «No es una opción estar en energía y no estar en renovables», subrayó Orihuela, que además apuntó que su intención es crecer en este segmento «lo más rápido posible», para lo que se apoyarán en alianzas estratégicas -como la ya firmada con Hunosa- o compras selectivas. Otra área en la que se está analizando entrar es en la de redes eléctricas, para la que se utilizará el mismo sistema de acuerdos con compañías que ya dispongan de experiencia o adquisiciones.

Además, como estaba previsto en el orden del día, durante la junta, se aprobó una reducción de capital «con la finalidad de restablecer la estructura del patrimonio neto de la sociedad disminuido como consecuencia de pérdidas» y una posterior agrupación de acciones o 'contra-split'.

Se trata de reducir el valor nominal de los 4.800 millones de acciones en circulación en 43,2 millones de euros, un 90% desde los actuales 48 millones. Tras ello se procede a la agrupación de acciones y el canje de cada una de las nuevas por 50 títulos antiguos. De este modo su valor nominal pasará a 0,05 euros. La cifra final de capital social se quedará en 4,8 millones.

Más información