Duro Felguera se desploma un 50% en Bolsa tras anunciar unas pérdidas de 54,9 millones

Duro Felguera se desploma un 50% en Bolsa tras anunciar unas pérdidas de 54,9 millones
Duro Felguera, con sede en el Parque Científico y Tecnológico de Gijón, descartó a principios de mes aplicar un despido colectivo. / P. UCHA

Atribuye los resultados del primer semestre, previo a la operación de saneamiento, a problemas de liquidez y desviaciones

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

Duro Felguera cayó ayer en Bolsa un 50,4% después de dar a conocer los resultados del primer semestre del año, una etapa previa a la reestructuración de su deuda y la ampliación de capital, que dejó unas pérdidas de 54,9 millones de euros, frente a los 1,9 del mismo periodo de 2017. En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía atribuye este balance negativo, en gran parte, a los problemas de liquidez provocados por la situación financiera anterior a la operación que se llevó a cabo para salvar el grupo, «que provocó dificultades en la contratación de nuevos proyectos y una disminución del nivel de producción».

Las explicaciones no convencieron al mercado, lo que supuso un desplome de las acciones que llevó a inhibir sus títulos de la cotización durante casi cuatro horas al no casar las órdenes de compra y venta. Al final, cerraron la sesión a 0,0101 euros, muy poco por encima del límite que impone la Bolsa, que no permite a las empresas cotizar por debajo de 0,01 euros.

En la documentación remitida a la CNMV, Duro ofrece otros detalles, como que el ebitda (resultado bruto de explotación) fue de 48,2 millones de euros negativos, frente a los siete positivos de 2017. Además, las ventas producidas en la primera mitad del año fueron de 222,2 millones de euros, lo que supone un descenso del 30,4% respecto al año anterior, y la contratación descendió un 87,4% hasta 52,2 millones de euros. Con estos datos, la cartera de contratos a cierre del semestre se queda en 953,6 millones.

La deuda financiera consolidada neta del grupo se sitúa, así, en 292,1 millones de euros, mientras que la bruta es de 339,9 millones y la tesorería de 47,8 millones.

Además de los problemas de liquidez y de la reducida actividad, Duro apunta otros motivos para estos malos resultados, como las desviaciones en costes y deterioros adicionales en ciertos proyectos, que suponen una disminución de la caja de 38 millones (30,3 correspondientes a proyectos y 8 asociados a arbitrajes en curso). En ese resultado neto se incluye ala reducción del valor contable de DF Raíl por 4,7 millones.

Las desviaciones se concentran en las líneas de Energía (19,8 millones) y Petróleo y Gas (10,5 millones). En lo referente a los arbitrajes, se han provisionado 5,5 millones por el proyecto de Digestores de Medellín y 2,5 por la revaluación de los saldos que hay que cobrar en India.

Duro también anunció que el consejo de administración contrató en agosto los servicios de un asesor externo independiente para realizar una revisión técnica y financiera pormenorizada de los proyectos en cartera y de los flujos de caja y que, fruto de ella, se identificaron esas desviaciones de costes. Además, también reconoce retrasos sobre lo previsto en el plan estratégico en cobros (33 millones en cuentas sometidas a litigios), contrataciones de proyectos (180 millones) y nuevas líneas de financiación (50 millones).

Ante este panorama, advierte de la necesidad de hacer frente a las desviaciones con «planes de acción urgentes que permitan revertir la situación». Entre ellos, señala la captación de nuevos contratos, el incremento de la eficiencia, la renegociación con clientes para mitigar los riesgos y una mejora de la situación financiera que podría pasar por la necesidad de una nueva inyección de liquidez en 2019.

Dentro de esta estrategia, Duro está estudiando alternativas operativas y financieras, ha reforzado el consejo de administración con la incorporación de tres nuevos consejeros independientes, ha puesto en marcha la búsqueda de un director general y de otras incorporaciones para reforzar la gestión de proyectos y el control de gestión. Hasta que se incorporen los candidatos definitivos, estos se han cubierto temporalmente con personal externo.

A pesar de los malos resultados, la ingeniería asturiana destaca, no obstante, hitos positivos, como que, posteriormente al cierre del periodo analizado, concluyó satisfactoriamente el proceso de aumento de capital por un importe de 125,7 millones y de reestructuración de su deuda financiera, con una cancelación del pasivo de 233 millones, lo que le ha permitido alcanzar el equilibrio patrimonial, así como la mejora de la situación de liquidez y del fondo de maniobra.

También subraya en el documento remitido a la CNMV que se están cumpliendo las previsiones de desinversión, tras materializarse las ventas del edificio de Madrid y de las filiales Núcleo Comunicación y Control, sin impacto significativo en las cuentas, y del 80% de DF Raíl por 17 millones, lo que supuso una entrada de caja de 13,6 millones. «El plan de ahorros de gastos de estructura avanza en línea con los importes previstos», destaca, tras descartar el despido colectivo que había anunciado en marzo.

 

Fotos

Vídeos