Duro Felguera y Hunosa se alían para impulsar proyectos de renovables

El presidente de Hunosa, Gregorio Rabanal. / EFE
El presidente de Hunosa, Gregorio Rabanal. / EFE

Cooperarán para identificar y desarrollar nuevas oportunidades en la obtención de combustibles a partir de biomasa y biogás

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

Son dos compañías asturianas, históricas y obligadas a reinventarse. Ahora prevén hacer una parte de ese camino de la mano. Duro Felguera y Hunosa confirmaron ayer una alianza para identificar nuevas oportunidades de negocio en el sector de las renovables y si se confirman, desarrollarlas de forma conjunta. El acuerdo se centrará, en un principio, en la obtención de combustibles a partir de biomasa y biogás, pero también en el impulso de otras tecnologías en materia de energía renovable, como puede ser la generación eólica o la minihidráulica, que podría ponerse en marcha en el interior de los pozos en los que se ha abandonado la extracción de carbón.

La estrategia de cooperación impulsada por ambas sociedades se divide en varias fases y, en principio, nace como un proyecto de dos años, aunque con la posibilidad de renovación. En un principio, se intentarán identificar las oportunidades que presente el mercado, para después desarrollar los proyectos que se consideren rentables, analizando también las mejores ubicaciones. En estas se dará prioridad a los terrenos del grupo Hunosa, lo que supondría también el regreso de Duro Felguera a las cuencas, donde se gestaron sus inicios -nació como Sociedad Metalúrgica de Langreo y hace un siglo era la mayor empresa carbonera de España-, tras el proceso de retirada que protagonizó en la zona, que culminó en los últimos años con el abandono del taller de Barros y la venta de la mayor parte de Felguera Raíl.

La colaboración con Hunosa incluye el diseño y la elaboración de modelos económicos, la búsqueda de financiación y la tramitación de todos los permisos, estudios y autorizaciones administrativos necesarios.

Según comunicó ayer la hullera pública, esta alianza supone un nuevo refrendo por parte del Hunosa a su política de transformación mediante el desarrollo de negocio en torno a las nuevas energías, una estrategia que se incluyó en el plan de empresa 2019-2027 acordado por los sindicatos y firmado el pasado mes de abril en Oviedo

Para Duro Felguera, se trata de un paso más en su estrategia de crecimiento en el segmento de las energías renovables, y califica esta alianza como «una inversión de futuro».

Ambas compañías buscan así dar un salto adelante en su negocio y diversificar su actividad ante los cambios del mercado y un futuro que se presentaba incierto para sus negocios.

Hunosa tiene que hacer frente a la transición energética, que apunta al fin del carbón como fuente de generación. De hecho ya no es ni la sombra de lo que fue. Con un único pozo con actividad extractiva, el San Nicolás (Mieres), y un millar de empleados, busca convertirse en una compañía energética más allá de la hulla que le da el nombre. De hecho, la memoria de 2017 ya recogía que el 90% de su negocio procedía de la venta de energía producida en su térmica de La Pereda, en Mieres. Ahora el plan pasa por hacerse verde y reaprovechar sus medios dándoles otra utilidad, como pueden ser los pozos en los que ya no se extrae carbón o sus recursos forestales, mientras se buscan nuevas líneas de negocio ligadas al sector energético que ayuden a mitigar el empleo perdido por el cierre progresivo de los pozos. Solo en los próximos cinco años prevé prejubilar a la mitad de su plantilla.

Por su parte, Duro Felguera intenta salir de la enorme crisis financiera a la que le llevó la anterior dirección de Ángel del Valle. Sus actuales gestores, encabezados por el nuevo consejero delegado, José María Orihuela, han dibujado una estrategia que pasa por volver en parte a su negocio tradicional, con especial interés en recuperar una mayor actividad en operaciones y mantenimiento, y a la vez introducirse en el sector de las renovables, en el que aún no habían realizado ningún proyecto. Esta carencia de experiencia les ha llevado a buscar alianzas. Con Duro Felguera llega la primera, pero no se descartan más. A la espera de la junta de accionistas, que tendrá lugar la próxima semana y en la que se presentará su nuevo plan estratégico, los resultados del primer trimestre son esperanzadores. Duro logró un ebitda positivo y consiguió reducir sus pérdidas a un millón de euros.