Duro Felguera pierde 54,9 millones hasta junio, antes de su saneamiento

Duro Felguera pierde 54,9 millones hasta junio, antes de su saneamiento

Las ventas del grupo asturiano bajaron un 30,4% y la contratación un 87,4% interanual debido a la crisis que atravesaba

N. A. E. / EFE

Duro Felguera ha cerrado su etapa anterior a la ampliación de capital y la reestructuración de su deuda con unas pérdidas 54,9 millones de euros en el primer semestre, frente a los número rojos de 1,9 millones del mismo periodo del año pasado. Así lo ha comunicado la ingeniería asturiana a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Se trata de un resultado negativo, pero marcado por un periodo en el que la compañía se jugaba su supervivencia y caracterizado por la falta de liquidez, de avales e incluso de confianza sobre su futuro inmediato. Ante este panorama, las ventas del grupo bajaron un 30,4%, hasta 222,2 millones de euros y la contratación se contrajo un 87,4% interanual, hasta 52,2 millones de euros. Según la compañía, «la falta de un balance saneado y la indisponibilidad de líneas de avales» lastraron las posibilidades de ampliar la cartera de pedidos, que se redujo un 29,2% y se queda por debajo de los mil millones de euros, en concreto en 953,6.

El resultado bruto de explotación o EBITDA arrojó unos números rojos de 48,2 millones de euros, frente al beneficio de 7,8 millones del mismo periodo del año pasado, «como consecuencia de la reducción de la actividad», las desviaciones en proyectos por importe de 30,3 millones de euros y las provisiones asociadas a los arbitrajes en curso por importe de 8 millones de euros, ha precisado la empresa.

En lo referente a su deuda, esta pasó de los 229,5 millones del primer semestre de 2017 a los 292 millones del mismo periodo de este año.

Duro Felguera recuerda en su comunicado que estos resultados hacen referencia a un periodo previo a la reciente operación de aumento de capital y de reestructuración de su deuda financiera, que le ha permitido «alcanzar el equilibrio patrimonial, así como una mejora de la situación de liquidez y del fondo de maniobra».

Desviaciones de costes

La compañía apunta también que en agosto contrató un asesor externo independiente que, tras un análisis, ha identificado «desviaciones en costes y deterioros adicionales en ciertos proyectos con respecto al plan estratégico, que supondrán una disminución de la caja de 38 millones de euros». Además, señala que hasta la fecha se ha producido el retraso en el cobro de ciertas cuentas sometidas a litigios, por un importe de 33 millones de euros aproximadamente, que en el plan estratégico estaba previsto cobrar en 2018.

También se ha producido el retraso en la contratación de nuevas líneas de financiación previstas en el plan estratégico en 2018 por importe de 50 millones de euros, y en la contratación de varios proyectos por importe de unos 180 millones, también previstos para este año. Por ello, considera necesario «activar un conjunto de planes de acción urgentes que permitan revertir la situación». Estos pasarían por la renegociación con los clientes de los términos de algunos de los proyectos en marcha con el objetivo de «mitigar el riesgo de sobrecostes, retrasos o pérdidas adicionales», o el refuerzo en la actividad de captación de nuevos contratos y de incremento de la eficiencia de la estructura empresarial.

Además, avanza que el año que viene podría tener «la necesidad de una inyección de liquidez adicional, que dependerá del ritmo de recuperación de los retrasos en los cobros previstos y en la contratación de las nuevas líneas de financiación». Así, la compañía «está estudiando en este momento las alternativas operativas y financieras disponibles para conseguir los objetivos arriba señalados».

Duro Felguera, que apunta que los procesos de desinversión y de ahorro de gastos de estructura avanzan según lo previsto, afirma también que está actualizando su plan estratégico, que presentará en noviembre detallando la evolución de su actividad y necesidades financieras.

Situación complicada

Durante la primera mitad del año todo fueron incógnitas sobre el futuro de Duro Felguera, unas dudas que se comenzaron a disipar en verano. Primero, con la aprobación de una ampliación de capital por 125 millones de euros, la salida del consejo de administración de su anterior presidente, Ángel Antonio del Valle, y el visto bueno a un plan de refinanciación acordado con la banca para la emisión de bonos convertibles en acciones por 233 millones de euros, y después con el éxito de esa ampliación de capital, que ha cambiado la estructura accionarial de la compañía, con la llegada de nuevos socios, como la familia Domínguez, dueña de la empresa textil Mayoral, que cuenta con el 9,5% y se convierte así en un accionista de referencia de la ingeniería asturiana.

La empresa había presentado el pasado mes de junio un plan de negocio que preveía para un beneficio neto de 170 millones de euros para este año, cifra que bajaría a 36 millones en 2019 para remontar a 38 millones en 2020 y a 51 millones en 2021.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos