Los empresarios advierten de que no aceptan una nueva reconversión impuesta en Asturias

Belarmino Feito, Guillermo Ulacia y José Miguel Guerrero, frente al auditorio, durante la clausura de la asamblea de Femetal. / MARIETA
Belarmino Feito, Guillermo Ulacia y José Miguel Guerrero, frente al auditorio, durante la clausura de la asamblea de Femetal. / MARIETA

Fade y Femetal avisan de que el alto coste energético «pone en riesgo la deslocalización» de la gran industria del Principado

SUSANA BAQUEDANO AVILÉS.

Los últimos mensajes del Gobierno de Pedro Sánchez sobre la transición energética no han calmado los ánimos del empresariado asturiano. Al contrario. «Que la ministra Teresa Ribera haya dicho que en este proceso habrá ganadores y perdedores nos hace preguntarnos si nos toca ser los perdedores». Tampoco la reciente visita a Oviedo y «las palabras» de la ministra de Industria, Reyes Maroto, sobre su apuesta por «una industria sostenible» convencen. «No nos aportan tranquilidad», aseveró el presidente de Fade, Belarmino Feito, durante la clausura de la asamblea general de Femetal, celebrada ayer en el Centro Niemeyer de Avilés. Las dos patronales dejaron clara su postura ante la intención del Ejecutivo socialista de acelerar el cierre de las térmicas. «Que nadie tome decisiones en nuestro nombre» advirtió Guillermo Ulacia. «Queremos ser los últimos en cerrar y los primeros en abrir las industrias que seguirán en el siglo XXI», agregó.

Según expuso Feito, el proceso «acelerado» de la descarbonización «puede suponer una nueva reconversión en Asturias, un proceso que ya sabemos que se lleva empresas por delante. Y ya está bien. Ya vivimos la reconversión de la minería, de la siderurgia, del naval... ¿Ahora vamos a tener también la reconversión de las térmicas?», se preguntó, para advertir seguidamente del riesgo de deslocalización de la gran industria electrointensiva (Arcelor, Azsa y Alcoa), que «está pagando la tarifa eléctrica más alta de Europa». Por todo ello, apeló a la «unidad» y al «liderazgo» de los empresarios para tener «una voz contundente» ante la Administración.

También Guillermo Ulacia, único candidato para aspirar de nuevo a la presidencia de la potente patronal del metal, dedicó parte de su intervención a la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, cuyo borrador el Gobierno espera presentar este mismo año. «Nos jugamos mucho», dijo. Por ello, opinó que son los empresarios quienes tienen que decir cuáles son los costes, los efectos y las contrapartidas de todo este proceso de descarbonización. Se refirió, por ejemplo, a un «factor crítico» como es el coste energético, «superior en España al de la Unión Europea, que es, a su vez, superior al de Estados Unidos, donde están cerrando fronteras y tienen la ventaja competitiva de la energía».

Ulacia, que fue miembro de la comisión de expertos creada por el anterior Gobierno para elaborar el informe sobre la transición energética, aseguró que los objetivos propuestos para 2030 son «alcanzables». Ahora bien, remarcó que hace falta un pacto de Estado. «Todos los partidos políticos tienen que ponerse de acuerdo. Si no es así, no podremos desarrollar una energía y una industria competitiva».

Dirección adecuada

El presidente de Femetal, que repetirá mandato con su proclamación en un acto que tendrá lugar previsiblemente en septiembre, hizo una radiografía del sector al inicio de su discurso ante los empresarios que acudieron a la asamblea de la patronal. Y concluyó que «vamos en la dirección adecuada», tras desglosar algunos datos, como que el sector del metal creció en 2017 un 11,6% en Asturias, siete puntos por encima de la media nacional; que el valor de la exportaciones alcanzó los 2.700 millones de euros, un 18% más que en el ejercicio anterior y que suponen el 65% del total de las ventas al exterior del conjunto de las empresas de la región; o que los ERE se han visto reducidos a niveles previos a la crisis.

No obstante, analizando el entorno en que se mueve el sector del metal, advirtió de que, cuatro años después de la crisis, continúa «la incertidumbre y la volatilidad» y el escenario es «cada vez más complejo». Por ello, puso en valor el plan estratégico de Femetal y abogó por continuar desarrollando sus ejes, centrados en ganar dimensión por parte de las empresas; potenciar la Formación Profesional Dual y la I+D+i, así como la colaboración para exportar y para «tener la visión global de que nuestros competidores están fuera, no en Asturias ni en Europa».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos