«Las empresas deberían de ver la gestión de riesgos como una ventaja competitiva»

Los ponentes, durante la jornada. /Daniel Mora
Los ponentes, durante la jornada. / Daniel Mora

Expertos evidencian la importancia de analizar las contingencias para minimizarlas

Paloma Lamadrid
PALOMA LAMADRIDGijón

«Llevas mucho tiempo haciendo 'puenting' y nunca ha pasado nada, pero el impacto si falla la cuerda, es tan brutal que lo que te ofrezco es revisar las cuerdas». Con esta comparación ha explicado esta mañana el director regional de Seguridad de International SOS, Javier Mollá, la importancia de incorporar la gestión de riesgos en la empresas en un desayuno de trabajo organizado por el diario EL COMERCIO y la Asociación Iberoamericana de Gestión de Riesgos y Seguros (Aigrys) sobre esta temática en Gijón.

En representación de esta entidad, como socia honorífica, ha participado como ponente Isabel Casares, socia honor. Por parte de la Universidad de Oviedo, ha participado Francisco Ortega, catedrático de Proyectos de Ingeniería; y por Zurich Insurance, el director de Clientes de Empresas, Rogelio Bautista. Este último ha destacado que «las empresas deberían de ver la gestión de riesgos como una ventaja competitiva». En este sentido, ha puesto de relieve que «el riesgo no tiene por qué ser algo nocivo» y puso como ejemplo la compra de acciones en Bolsa. Porque está claro que las contingencias existen y saber cómo preverlas y controlarlas es esencial para las organizaciones.

Por su parte, Casares ha explicado que, para implemente este proceso en las empresas, en primer lugar es necesario analizar los riegos que la compañía está dispuesta a asumir. Cuando se supera el límite fijado, «un equipo directivo debe tomar el mando y su trabajo consiste en establecer los controles precisos para que esos riesgos se minimicen».

Por otro lado, Ortega ha puesto sobre la mesa uno de los pilares para que la gestión de riesgos sea eficaz: «Toda la organización tiene que estar implicada, pero si la dirección no vigila o establece criterios, nunca jamás se implantará. Es una estrategia de arriba abajo y de abajo a arriba». Así, ha hecho hincapié en la relevancia de la comunicación entre los distintos departamentos que integran una compañía, de modo que la detección de los riesgos sea global y no se realice de forma aislada.

También ha enfatizado esta idea Mollá. «Hay tantos departamentos implicados que la única forma de hacerlo es poniendo las cosas en común», ha apuntado. Se ha referido en concreto al asunto de los viajes por motivos laborales. «Me encuentro muchas veces la respuesta de que 'mi gente solo va a países seguros'. ¿Cuáles son? ¿Para quién es un país seguro?», ha relatado para explicar que las variables son muy diferentes según las circunstancias de cada estado.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos