España, preparada para soportar un corte de gas de Argelia

El presidente de Enagás, Antonio Llardén, aseguró ayer que el sistema español es suficientemente seguro para aguantar un eventual parón o reducción de las exportaciones de gas argelinas por la inestabilidad política en el país y señaló que las plantas regasificadoras españolas podrían hacer frente a un incremento de la demanda en caso de que hubiera problemas en los gasoductos. Según explicó, el gas que los españoles consumen proviene en un 50% de gasoductos y en un 50% de las plantas regasificadoras, lo que hace «mucho más seguro» al sistema español, al no depender excesivamente de una fuente, como si ocurre en otros países europeos. No obstante, la mitad del gas que España tuvo que importar en 2018 lo compró a Argelia, un país al que está unido por un gasoducto submarino.