Fade presentará un plan de prioridades a los partidos políticos antes de final de año

El presidente de Fade, Belarmino Feito, en el plató de La Lupa. / ARNALDO GARCÍA
El presidente de Fade, Belarmino Feito, en el plató de La Lupa. / ARNALDO GARCÍA

La idea es dar a conocer a las formaciones las necesidades de la patronal para que las tengan en cuenta en sus programas electorales

P. LAMADRID GIJÓN.

«Un plan de choque inicial» para que los partidos políticos con representación en la Junta General del Principado conozcan las necesidades de la patronal de la región. Esto es lo que presentará la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) a las distintas formaciones en las próximas semanas. Así lo anunció ayer su presidente, Belarmino Feito, en la entrevista concedida al programa La Lupa, de Canal 10. Será un primer avance para que los partidos tengan un esbozo de las prioridades de la patronal antes de que se pongan a elaborar sus respectivas propuestas electorales.

«Estamos volcados en poner esas primeras cuestiones básicas sobre la mesa», apuntó Feito, quien recalcó la legitimidad de los empresarios «para prescribir las políticas sobre desarrollo económico y social, que tenemos que proponer y, de hecho, propondremos». No obstante, el objetivo principal es lograr que la sociedad civil «entienda» las necesidades de los empresarios. «Eso acabará alineando la voluntad política», aseguró. Durante la entrevista, Feito reflexionó acerca de algunos de los asuntos que más preocupan a la patronal asturiana.

Entre ellos, el proceso de descarbonización anunciado por el Gobierno central. Señaló que eliminar el carbón del mix energético nacional provocaría un riesgo de desabastecimiento y un aumento del precio de la energía, lo que podría desembocar en el traslado de las empresas electrointensivas asentadas en la región a países asiáticos. Si ocurre esto, «no estaríamos consiguiendo nada o el efecto contrario y el empleo se perdería aquí», ya que en esa parte del mundo la legislación medioambiental es mucho más laxa. Sobre el cierre de las minas de carbón deficitarias al terminar el año, Feito lamentó que es «algo que ya está firmado», aunque sería positivo flexibilizar la devolución de las ayudas para mantener una reserva estratégica. Un obstáculo añadido a la descarbonización es el encarecimiento «brutal» de los derechos de emisión de CO2, que «se han convertido, en algunos casos, en elementos especulativos», indicó.

El presidente de Fade también se refirió a las infraestructuras. En concreto, a la ZALIA. «Hay demanda para ese millón de metros cuadrados y estamos dejando escapar oportunidades por no hacer una subestación eléctrica, que cuesta diez millones de euros», mientras que la inversión total de la zona logística ascendió a cien. «Eso es sangrante», manifestó. Respecto a la subida de impuestos anunciada por el Gobierno de Pedro Sánchez, Feito incidió en que «se puede ingresar más de muchas formas». En su opinión, es más provechoso promover la actividad empresarial, lo que permitiría engordar las arcas del Estado sin perjudicar a la patronal. «Necesitamos una segunda reflexión. No es el camino», ya que incrementar los impuestos restaría competitividad a las compañías españolas frente a las extranjeras.

Por otro lado, el presidente de Fade señaló la conveniencia de «dar una vuelta a los procesos de concertación social», sobre todo para dotarlos de mecanismos que permitan medir en tiempo real su grado de cumplimiento. La patronal ya trabaja en el documento que presentará en la próxima negociación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos