Femetal advierte de más ajustes de empleo en Asturias por la crisis del acero

Guillermo Ulacia, durante su intervención en la clausura de la asamblea general de Femetal. / DAMIÁN ARIENZA
Guillermo Ulacia, durante su intervención en la clausura de la asamblea general de Femetal. / DAMIÁN ARIENZA

Pese a que el sector del metal acumula más de tres años de crecimiento laboral y de producción, Ulacia anticipa un «punto de inflexión» inminente

ÓSCAR PANDIELLOOVIEDO.

La asamblea anual de Femetal, celebrada ayer en el Hotel de la Reconquista de Oviedo, deparó impresiones contrastadas. Por un lado, el presidente de la entidad que aglutina a las empresas del metal, Guillermo Ulacia, trasladó una serie de datos positivos que, tras los años más duros de la crisis, han situado al sector de nuevo como uno de los más pujantes a nivel regional. Así lo confirmó con los datos del primer trimestre del año en la mano, adelantados el martes por EL COMERCIO, con un crecimiento acumulado de la producción en los tres últimos años del 22% y con un incremento en los niveles de empleo de más del 14% en el primer trimestre del año. A día de hoy, hay 28.800 trabajadores en este sector en Asturias.

Pese a ello, la sombra de un cambio de ciclo ya asoma en el horizonte. Según confirmó Ulacia, los «trece trimestres consecutivos de crecimiento sostenido» podrían verse truncados en los próximos meses a causa de varios factores internos y externos, como la descarbonización, las políticas proteccionistas de China y Estados Unidos y el alto precio de la energía. «Es un momento de preocupación, ya que somos muy sensibles al mercado internacional, así que lo más probable es que en los próximos meses no mantengamos el ritmo», afirmó Ulacia.

El presidente de la federación reconoció que es el segmento del acero el que está sufriendo un ajuste de adaptación de la oferta a la demanda; en el resto de segmentos del metal, la cartera de pedidos sigue siendo «buena e interesante» a pesar de que se mantienen las dudas del impacto del 'Brexit'. Esta situación, reconoció, puede llevar a «nuevos ajustes y a expedientes de regulación» para compensar el aumento de los costes fijos y la pérdida de ventas en el exterior.

El presidente de la patronal del metal, asimismo, quiso incidir en la importancia de que se apruebe el estatuto para las industrias electrointensivas y de conocer los resultados de la próxima subasta eléctrica cuanto antes. La activación de los ERE, según reconoció, no repercutirá solo en las «empresas tractoras» que, a causa de su tamaño, concentran la mayor parte de la actividad del acero en la región. «También afectará a las empresas que dependen de ellas», subrayó.

«En definitiva hemos venido a decir que estamos en una época de cambios y también en un cambio de época. Europa está apostando por el cambio climático y pedimos que esa transición energética esté totalmente acoplada a las necesidades industriales», afirmó Ulacia.

Convenio de las auxiliares

Durante la comparecencia, además, Ulacia avanzó que la patronal está negociando de «forma inteligente y colaborativa» el nuevo convenio de las empresas auxiliares y de mantenimiento, que afecta a unos 2.800 trabajadores en el Principado, el 10% del total de la plantilla del sector del metal. «Queremos alcanzar cuanto antes el acuerdo», aseveró. Por último, también destacó la necesidad de llegar a más estudiantes de Formación Profesional, dado que solo el 23% de los jóvenes que acceden a estos estudios se especializan en el sector metal.

Más información

También participó en la clausura de la asamblea general el presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), Belarmino Feito. A su juicio, los desafíos que afronta el sector del metal son numerosos en un escenario internacional «abrupto», marcado por la «excesiva incertidumbre» e «importantes amenazas». Las tensiones internacionales entre los dos grandes bloques y la ventaja competitiva de los países con menor regulación medioambiental son dos de las claves del análisis.

«Europa da signos de agotamiento y tiene amenazas, algunas sobre el sector metal en Asturias», afirmó el presidente de la patronal, que defiende desde hace meses la implantación de un arancel medioambiental a las importaciones. En este sentido, resulta esencial que los dirigentes políticos ejerzan presión ante Europa para que adopte medidas que «salvaguarden» las manufacturas elaboradas en el mercado interior. «¿Va a defender Europa su industria?», se preguntó después de comentar que la decisión de ArcelorMittal de ajustar su producción podría ser «solo el principio de lo que podría venir a continuación».

Temas

Femetal