Fernández pide un régimen estable del precio de la energía para evitar deslocalizaciones

Fernández pide un régimen estable del precio de la energía para evitar deslocalizaciones
Javier Fernández, ayer, durante su intervención ante los medios. / Á. PIÑA

La Junta aprueba por unanimidad una declaración contra el cierre de las plantas de Alcoa e insta al Principado a «liderar» las iniciativas para revertir la situación

DANIEL FERNÁNDEZ OVIEDO.

Alcoa sabe que tendrá enfrente de su decisión de cierre de las plantas de Avilés y La Coruña al Principado, la Xunta de Galicia, el Parlamento asturiano, sindicatos y empresarios de la región. Ya se lo hizo ver el miércoles, cuando la multinacional norteamericana anunció sus planes, el presidente del Principado, Javier Fernández, al responsable de Alcoa en España. En una conversación telefónica el jefe del Ejecutivo regional le trasladó que no estaba «de acuerdo ni con el fondo ni las formas» de la compañía para decidir los cierres de estas instalaciones. Y ayer, en la Junta General, minutos después de que el Parlamento asturiano aprobase por unanimidad una declaración contra el los cierres anunciados por Alcoa y de apoyo a los trabajadores afectados, Fernández reiteró su posición.

El presidente del Principado explicó que ya ha mantenido contactos con su homólogo gallego, Alberto Núñez Feijóo, para consensuar las acciones que ambos gobiernos regionales llevarán a cabo para tratar de frenar el cierre de estas plantas. De hecho, esta tarde ambos presidentes mantendrán una reunión en Oviedo para ultimar estas acciones.

También desveló Javier Fernández que ha mantenido contactos con el Gobierno central y se ha solicitado una reunión con las ministras de Industria, Reyes Maroto, y Transición Ecológica, Teresa Ribera. En ese encuentro, que previsiblemente tendrá lugar la próxima semana, el presidente del Principado pedirá al Ejecutivo central que «actúe» en la misma dirección que harán los gobiernos asturiano y gallego «contra la decisión» de Alcoa.

Lo que sí quiso dejar claro Javier Fernández es que desvincula la decisión de la compañía con el cambio de Gobierno, como algunos partidos, como el PP, han hecho. Recuerda el presidente del Principado que «siguen vigentes las bonificaciones» por las tarifas eléctricas de la subasta hecha en junio, «antes del cambio de Gobierno». Sí defendió, no obstante, la necesidad de establecer un marco regulatorio «estable» del mercado eléctrico «a través del cual estas empresas puedan tener una estabilidad de precios» y evitar, de este modo, posibles deslocalizaciones poniendo el precio de la energía como excusa, como ha hecho Alcoa.

Pleno en la Junta

Antes de la comparecencia ante los periodistas de Javier Fernández, en la Junta General los partidos políticos mostraron su unidad contra los cierres de fábricas anunciados por Alcoa. Fue en el pleno extraordinario convocado de urgencia -a propuesta del PP y a la que dieron su aprobación el resto de grupos- en el que se aprobó, por unanimidad, una declaración de apoyo a los trabajadores de la compañía afectados por el cese de actividad en Avilés -que afecta a unos 300 trabajadores de forma directa- y La Coruña. En ella, la Junta General muestra su absoluto rechazo al cierre de las plantas de Alcoa, a la que pide que «rectifique su decisión» y demuestre su «compromiso» con la región.

Además de manifestar «su oposición al proceder de la compañía», que en momento alguno avisó de sus intenciones, el Parlamento asturiano insta al Gobierno del Principado a que «tome todas las iniciativas necesarias ante la dirección de Alcoa para que desista de la clausura de la factoría de Avilés».

Asimismo, los grupos en la Cámara reclaman al Gobierno asturiano que exija la «intervención inmediata» de los ministerios de Industria y Transición Ecológica para «revertir el anuncio de la dirección de Alcoa sobre unas instalaciones que constituyen todo un referente mundial» en cuanto a la calidad de la producción. También traslada la Junta General todo su apoyo a la plantilla de Alcoa y sus familias y pide al Principado que lidere ante el Gobierno de España «las medidas necesarias en favor del mantenimiento de la industria metalúrgica española y, en especial, de Asturias».

También habló ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien remarcó que «siempre hubo tensiones» con Alcoa, «pero hasta ahora y con anteriores Gobiernos, mediante el diálogo y el trabajo conjunto, se pudieron solucionar». Por ello, reclama al Ejecutivo de Pedro Sánchez que explique «qué va a hacer» el Ejecutivo para evitar el cierre anunciado de las plantas de Avilés y La Coruña.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos