El Corte Inglés nombra un presidente de consenso para digerir la pugna accionarial

Jesús Nuño de la Rosa./Javier Arias
Jesús Nuño de la Rosa. / Javier Arias

Jesús Nuño de la Rosa toma el mando del grupo tras el cese de Dimas Gimeno, quien avisa de que seguirá con su «lucha»

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El consejo de administración de El Corte Inglés señaló este jueves un punto y aparte en el conflicto accionarial que mantienen las familias que controlan el grupo con la destitución del hasta ahora presidente, Dimas Gimeno, y su sustitución por parte de Jesús Nuño de la Rosa, uno de los dos consejeros ejecutivos con los que contaba la corporación desde hace menos de un año. La reunión transcurrió según lo previsto por quienes solicitaron y recibieron apoyo mayoritario para su celebración hace ahora un mes: fulminado el anterior presidente, el grupo nombró a Nuño de la Rosa como sustituto, quien se apoyará en Víctor del Pozo como consejero delegado, experto en el negocio 'retail'.

El cambio en el órgano de dirección de El Corte Inglés llega después de meses de conflicto entre Gimeno y sus primas, Marta y Cristina Álvarez Guil, hijas adoptivas del anterior presidente, Isidoro Álvarez. Por eso, está llamado a intentar pacificar el consejo. No en vano, Nuño de la Rosa recibió el apoyo unánime de los nueve consejeros de la compañía, a excepción de Dimas Gimeno, quien no acudió a la reunión, como por otra parte ya había anunciado el miércoles. El hasta este jueves presidente también había mostrado su simpatía por el que se ha convertido en su sucesor al tratarse de un profesional de la casa, conocedor del negocio y con buenas relaciones en el consejo de administración.

El cese tuvo el respaldo de ocho sillones de los nueve presentes en la votación: las hermanas Álvarez, los consejeros delegados Nuño de la Rosa y Del Pozo, los históricos Florencio Lasaga y Carlos Echavarría, Paloma García (en representación de Cartera Mancor) y, como última incorporación, el independiente Manuel Pizarro. Solo contó con un mínimo apoyo en forma de abstención por parte del inversor catarí Al Thani, quien ostenta un 10% del capital del grupo tras llegar a un acuerdo de entrada a El Corte Inglés precisamente bajo el mandato de Gimeno, en el verano de 2015.

El líder del negocio de Viajes

El Corte Inglés considera que era necesario «un cambio de liderazgo para afrontar los retos de futuro e impulsar una nueva etapa de crecimiento». Y da por zanjada la controversia accionarial que ha ensombrecido a la sociedad en las últimas semanas. A finales de agosto celebrará su junta anual de accionistas, en la que ratificará las cuentas de 2017, donde se apunta un crecimiento del beneficio superior a los dos dígitos con respecto al año anterior.

El grupo quiere que Nuño de la Rosa sea quien de un nuevo paso «en la estrategia de profesionalización de la gestión de la compañía». El nuevo presidente de El Corte Inglés es el primero que ocupa este cargo sin pertenecer a ninguna de las familias propietarias en las casi ocho décadas de historia del grupo. Aunque sí ha desarrollado la mayor parte de su carrera en el mismo. Fue director general de Viajes El Corte Inglés desde 1998 hasta octubre del año pasado, cuando pasó a ocupar el puesto de consejero delegado. También es patrono de la Fundación Ramón Areces y destaca por su conocimiento del ámbito empresarial, del sector hotelero y turístico, y de los mercados internacionales.

Pero Dimas Gimeno no parece dispuesto a tirar tan rápido la toalla tras su fulminante destitución. El ya expresidente de El Corte Inglés se dirigía este mismo jueves a la plantilla, antes de la votación del consejo de administración, presentándose como «vuestro presidente». En esa misiva anticipaba que iba a «seguir luchando por las 100.000 familias que trabajan en esta casa y por la transformación que hemos de acometer para seguir siendo un referente de la distribución en España». También agradecía el apoyo recibido, aunque ese «cariño» le servirá para «luchar aún más pro preservar la voluntad de las familias que creamos El Corte Inglés».

Batalla por varios frentes

Gimeno ya había presentado antes del consejo de este jueves una solicitud para celebrar otra reunión del órgano ejecutivo el 12 de julio, una cuestión que aún está por determinar. En ese encuentro, quería tratar los asuntos sobre los que viene hablando en los últimos meses: modernización de la firma, nuevas fórmulas de gobierno corporativo e incluso una posible salida a Bolsa.

Además, ha actuado por otro frente, el de la Fundación Ramón Areces -la organización que posee más de un 37% de El Corte Inglés, y donde forma parte de su patronato junto a Marta y Cristina Álvarez Guil, las hijas de Isidoro Álvarez-. Gimeno ha pedido a los patronos la celebración de una reunión «inmediata» para analizar la independencia de la entidad y su relevo en la presidencia de la firma distribuidora.

En esa petición, Gimeno les advierte de que la reunión del consejo de El Corte Inglés en la que le destituyeron del cargo es ilegal. Y que la Fundación «no puede quedar al margen de la adopción de una de las decisiones más delicadas y sensibles de cualquier compañía», como es la designación de su presidente. La Ramón Areces es, a juicio de Gimeno, «depositaria moral de los designios del fundador» y su sucesor.

Más información

 

Fotos

Vídeos