El Gobierno acepta agilizar la tramitación para poner en marcha la regasificadora de El Musel

Las instalaciones de la planta regasificadora de Enagás, en la ampliación de El Musel. /  PALOMA UCHA
Las instalaciones de la planta regasificadora de Enagás, en la ampliación de El Musel. / PALOMA UCHA

Pola afirma que la instalación será una pieza «fundamental» para la transición energética y en el futuro del tráfico portuario gijonés

LAURA CASTRO GIJÓN.

El Gobierno se compromete a dar un nuevo impulso a la tramitación de impacto ambiental para poner en marcha la regasificadora de El Musel. El Ministerio de Fomento hará lo necesario para agilizar este proceso que lleva enquistado desde que finalizaron las obras en 2012. Para ello involucrará también a los otros departamentos implicados, el de Transición Ecológica y el de Industria. No obstante, fuentes ministeriales reconocen que se trata de un asunto «complejo», puesto que atañe también a otros organismos como la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

El Gobierno central responde así al reclamo trasladado por el presidente de Puertos del Estado, Salvador de la Ercina, a Ábalos ayer. Incidió en que la regasificadora de El Musel es «vital» y debe ponerse en funcionamiento «rápido» para poder contar con nuevos tráficos portuarios que compensen la pérdida de los derivados del carbón a raíz del proceso de transición energética. Este espaldarazo de Puertos del Estado fue especialmente valorado por el consejero de Industria, Empleo y Turismo del Principado, Isaac Pola, quien indicó que se trata de una postura «lógica». Recordó, de igual modo, que el Ejecutivo autonómico lleva tiempo insistiendo en que el gas es un «vector fundamental» ante la descarbonización.

Es de «justicia», dijo Pola, que esta planta se autorice de forma «inmediata» y recordó que el Principado ya ha instado a la Secretaría de Estado de Medioambiente a agilizar esta tramitación de impacto medioambiental, puesto que el resto de procedimientos administrativos necesarios ya se han cubierto. «Confiamos en que esto se produzca a la mayor brevedad posible», subrayó el consejero.

La regasificadora, apuntó, tendrá un papel «clave» en la transición energética y su puesta en marcha repercutirá de forma positiva en el tráfico portuario de Gijón y en la «implementación de una movilidad sostenible» en el ámbito marítimo, pues servirá como punto de recarga de barcos propulsados por gas natural. Además, el objetivo de Enagás es utilizar la instalación como 'hub' o punto de almacenaje para su posterior distribución en el mercado gasista europeo. Una finalidad a la que contribuirán también los planes dibujados por la empresa para impulsar en Asturias proyectos relacionados con el biometano y el hidrógeno 'verde'. La apuesta de Enagás en la región es clara y quedó aún más patente con la firma de un protocolo colaborativo con el Principado para desarrollar proyectos en el marco de las energías renovables no eléctricas destinados a mejorar la eficiencia energética y reducir las emisiones de CO2.

Más puestos de trabajo

El hecho de que la regasificadora de El Musel aún esté paralizada es, a juicio de Foro, un «colosal desperdicio» para la economía regional y para la creación de puestos de trabajo. «Tenemos un gran puerto que no le saca rendimiento a sus instalaciones», lamentó el candidato número 2 de la coalición PP-Foro, Isidro Martínez Oblanca.

Cargó contra la Autoridad Portuaria de Gijón, el Principado y el Ministerio de Fomento por su «desinterés» a la hora de «cumplir los compromisos firmados» y remarcó que la puesta en servicio de la instalación es «imprescindible» para llevar a cabo una descarbonización gradual y para sustituir el carbón por el gas en el mix de generación eléctrica.