El plan de Hunosa incluye 62 millones de inversión, casi la mitad para reactivar las cuencas mineras

Firma del plan de empresa/HUGO ÁLVAREZ
Firma del plan de empresa / HUGO ÁLVAREZ

Empresa y sindicatos sellan un acuerdo «que no deja a nadie fuera»

LAURA CASTRO

Pasar de una actividad puramente minera a una centrada en la energía y el medioambiente «sin dejar a nadie por el camino». Este es el objetivo que persigue el plan de empresa de Hunosa sellado hoy por la hullera pública y por los sindicatos SOMA-Fitag-UGT y CC OO.

Incluye una inversión de unos 62 millones de euros, de los cuales 24 irán destinados a la reactivación de las cuencas mineras. Otros 27 millones se emplearán para que el pozo Nicolasa y la central térmica de La Pereda, así como el lavadero Batán lleguen al 2021 con posibilidad de continuar con su actividad.

«Es un plan positivo que abre una etapa de transición para garantizar el futuro de la empresa en un nuevo escenario de actividad», valoro Gregorio Rabanal, presidente de Hunosa. Asimismo, le pidió al próximo Gobierno resultante de las elecciones del 28-A que «apoye este plan».

Los sindicatos, por su parte, incidieron en que se trata de un acuerdo que «no deja fuera a nadie» y aseguraron que se contará con el personal de las subcontratas, cómo hasta ahora, y se comprometieron a defender que «tengan los mismos derechos que el personal de la matriz de Hunosa, al menos, en lo que a trabajar se refiere», dijo Rubén García, de CC OO.