TSK inaugura en Gijón un nuevo centro de ingeniería

El nuevo edificio de TSK está pegado a la sede central del grupo en el Parque Científico y Tecnológico. / E. C.
El nuevo edificio de TSK está pegado a la sede central del grupo en el Parque Científico y Tecnológico. / E. C.

Albergará la actividad de logística y minería, así como la de Tecnologías de la Información e Industria 4.0

N. A. E. GIJÓN.

TSK sumará a partir de mañana un nuevo centro de ingeniería en el Parque Científico y Tecnológico de Gijón para albergar la actividad del grupo en sus segmentos de logística y minería, así como los de Tecnologías de la Información e Industria 4.0. Se une así a los ya existentes en Gijón, Madrid, Vitoria y Colonia, en Alemania.

El nuevo edificio cuenta con capacidad para 250 personas y está pegado a la sede central de TSK. Con este inmueble la ingeniería gijonesa contará con capacidad para albergar a más de 750 profesionales en un complejo que se caracteriza por su luminosidad natural, espacios abiertos sin despachos, jardines y patios como parte del entorno de trabajo, y todo ello, diseñado y construido bajo las certificaciones más exigentes, que permiten ahorros considerables, fundamentalmente de energía. También está dotado de numerosos servicios para los empleados, como dos cafeterías, un centro de salud para reconocimientos médicos, gimnasio, auditorio y centro de formación.

En este sentido, el complejo cuenta con un sistema inmótico que, entre otros beneficios, permite regular la intensidad de la iluminación dependiendo de la presencia y luminosidad existente o controlar el sistema de climatización según la ocupación y temperatura exterior, generando espacios de trabajo más cómodos, todo ello integrado en un sistema de control unificado y desarrollado por la propia TSK.

La compañía destaca la importancia estratégica de sus instalaciones en el Parque Científico y Tecnológico y las pone como ejemplo de eficacia, innovación y optimización de recursos. También asegura que su modelo organizativo ayuda a multiplicar su capacidad para ejecutar proyectos complejos con tecnología propia en diferentes campos y países.

TSK es una de las empresas asturianas que más invierte en I+D. En su sede central, cuenta con un centro de control de plantas de energía renovable, el cual opera y supervisa en tiempo real el funcionamiento de instalaciones en diez países, detectando de inmediato las incidencias que se produzcan en cualquier planta, lo que agiliza su corrección, bien en remoto o en coordinación con los servicios locales.

De igual manera registra y analiza la información operativa de la planta, así como de las subestaciones y líneas de alta tensión, optimizando su eficiencia y garantizando la evacuación de la energía. El centro de control está operativo las 24 horas del día.

Además, el grupo integra soluciones Industria 4.0 en sus proyectos mediante nuevas tecnologías como la realidad virtual y aumentada, entre otras, lo que permite a los procesos industriales clásicos aumentar la productividad con un alto retorno de la inversión. TSK es pionera en la aplicación de estas tecnologías en las infraestructuras energéticas y las plantas industriales que construye.

Con una dilatada experiencia en todas las etapas de la automatización, control e instrumentación industrial, el grupo ha ido integrando nuevas tecnologías que permiten, además, el análisis de grandes cantidades de datos y la gestión de todo este conocimiento del entorno de producción y fabricación.

Ahora suma un nuevo centro para seguir en la vanguardia tecnológica que se unirá a la red de oficinas que la compañía ha implantado en la última década, que cuenta con las que actualmente prestan servicio desde Madrid y Vitoria en el campo de la energía y de petróleo y gas; desde Colonia (Alemania) en el campo de las energías renovables y desde Gijón donde se desarrollan el resto de las actividades del grupo.