TSK estrena su nuevo centro de ingeniería en Gijón

TSK estrena su nuevo centro de ingeniería en Gijón

El edificio acogerá la actividad hadling y minería, así como la de tecnologías de la información e industria 4.0 y situará a la empresa como referente nacional e internacional de conocimiento e innovación tecnológica

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Un nuevo edificio a la vanguardia de la tecnología para reforzar el compromiso de la empresa con la industria y la economía de Asturias. TSK ha presentado hoy su nuevo centro de ingeniería, localizado en el Parque Científico y Tecnológico de Gijón, anexo a su sede central. Se une, además, a los ya existentes en Madrid y Vitoria, en el campo de la Energía y Oil&Gas, y Colonia (Alemania), en el campo de las energías renovables. El nuevo edificio, que cuenta con una capacidad para 250 personas, permite convertir a TSK en un referente nacional e internacional de conocimiento e innovación tecnológica.

Con el nuevo equipamiento, la empresa contará con capacidad para albergar a más de 750 profesionales «en un complejo de edificios que se caracterizan por su luminosidad natural, espacios abiertos sin despachos, jardines y patios como parte del entorno de trabajo». Su diseño y construcción, recuerdan a través de un comunicado de prensa, «responde a las certificaciones más exigentes, que permitirán ahorros considerables, fundamentalmente de energía».

Centro de control

TSK cuenta en su sede central con un centro de control, que está operativo las 24 horas del día, de plantas de energía renovables, el cual opera y supervisa en tiempo real el funcionamiento de instalaciones en diez países, «detectando de inmediato las incidencias que se produzcan en cualquier planta, lo que agiliza su correción, bien en remoto o en coordinación con los servicios locales».

Asimismo registr y analiza la información operativa de la planta, así como de las subestaciones y líneas de alta tensión, «optimizando su eficiencia y garantizando la evacuación de la energía».

Soluciones 'industria 4.0'

La ingeniería gijonesa es pionera en la aplicación de nuevas tecnologías en las infraestructuras energéticas y plantas industriales que construye. Tecnologías como la realidad virtual y aumentada, entre otras, que permite a los procesos industriales clásicos «aumentar la productividad con un alto retorno de la inversión».

«Se espera que el nuevo concepto de 'industria 4.0' sea capaz de impulsar cambios fundamentales al mismo nivel que el vapor en la primera revolución industrial, la producción en masa en la segunda, así como la electrónica y la proliferación de la tecnología de la información, que han caracterizado a la tercera», señalan desde TSK.

Por último, resaltan que, además de su«dilatada experiencia» en todas las etapas de la automatización, control e instrumentación industrial, TSK ha integrado nuevas tecnologías «que permiten el análisis de grandes cantidades de datos y la gestión de todo este conocimiento del entorno de producción y fabricación».