Ocho empresas están interesadas en comprar la factoría avilesina de Alcoa

Ocho empresas están interesadas en comprar la factoría avilesina de Alcoa
Trabajadores de Alcoa, a contraluz, en las puertas de su fábrica avilesina. / MARIETA

Cinco de ellas ya han firmado un contrato de confidencialidad, aunque el proceso de captación de inversores seguirá abierto hasta abril

LAURA CASTRO MADRID.

Ocho empresas figuran ya en la lista de potenciales compradores para la planta de Alcoa en Avilés. Así se lo confirmó ayer el Ministerio de Industria a los trabajadores de la factoría en la comisión de seguimiento del conflicto en la que indicaron también que de todos estos posibles inversores, cinco ya habían firmado el contrato de confidencialidad o NDA, por sus siglas en inglés de 'Non-Disclosure Agreement' (acuerdo de no divulgación). Se trata de un documento habitual en los procesos de compraventa de empresas y con él se vincula a las partes a la hora de intercambiar y utilizar información, evitando en todo momento que se haga pública por alguno de los implicados.

No ha trascendido, por tanto, ningún nombre hasta el momento, aunque entre la baraja de posibles compradores destacan dos nombres, muy sonados durante los amagos de cierre anteriores de Alcoa: Alibérico y Aludium. Ambos habrían mostrado interés ya en 2016 por las factorías de Avilés y La Coruña. También algunos grupos internacionales como Glencore -propietaria de Asturiana de Zinc-, que controla el 38% del mercado mundial de alúmina, la materia prima para la fabricación de aluminio. Liberty House, que en diciembre completó la compra por unos 440 millones de dólares de la aluminera de Dunkerque, la más grande de Europa y propiedad de Rio Tinto, también entra en la quiniela, al igual que la suiza Siders Alloy, que ya adquirió una planta de Alcoa en Portovesme, Cerdeña. Recientemente, además, firmó un acuerdo con el mayor productor de aluminio de China -principal competidor en Europa- para modernizar las cubas de electrólisis, invertir 135 millones de euros y contratar a unos 500 trabajadores.

Hasta el momento, el Ministerio de Industria solo dispone de un número de empresas interesadas para la planta de Avilés. En el caso de La Coruña, todavía no tiene la información correspondiente, aunque espera poder trasladársela a los representantes de los trabajadores gallegos próximamente.

Asimismo, el Gobierno da de plazo para recibir nuevas ofertas preliminares no vinculantes hasta mediados de abril. El mes siguiente será para iniciar las negociaciones y ya en junio, cuando se acaba el plazo para encontrar un comprador para las factorías, esperan cerrar la operación.

«Es una noticia muy positiva para nosotros», destacó ayer José Manuel Gómez de la Uz, presidente del comité de empresa de Avilés. «Es la demostración de que nuestra planta tiene futuro y no está tan obsoleta como decía Alcoa», agregó. No obstante, indicó, al Gobierno le queda aún un largo trabajo por hacer. «Necesitamos mejorar totalmente el estatuto de los electrointensivos, empezando por crear la figura de los hiperelectrointensivos», reclamó, pues «no se puede meter en el mismo saco a Alcoa y a las demás consumidoras».

Las tres plantas de la multinacional estadounidense -Avilés, La Coruña y San Ciprián, en Lugo- a pleno rendimiento suponen el 3% del total de consumo energético del país. Concretamente, según Red Eléctrica, la parada de las series de electrólisis de Avilés y La Coruña ha tenido un impacto directo en el consumo nacional, pues representan en torno al 0,6%. «Si este año no se produjera una compensación de esa caída de Alcoa, la demanda eléctrica podría quedar plana o, incluso, por debajo de la del año pasado, cuando registró un crecimiento moderado del 0,4%», señaló el director de Operación de Red Eléctrica, Miguel Duvison.

Recolocaciones

Durante la comisión de seguimiento de ayer, los representantes de los trabajadores aprovecharon para resolver algunos flecos pendientes en la ejecución del acuerdo alcanzado entre la plantilla de Avilés y La Coruña y Alcoa. Consideran que no está clara la forma de proceder a la hora de optar a los puestos que queden libres en San Ciprián tras ejecutar las bajas incentivadas. «Tienen la intención de crear una especie de ofertas de empleo para que los interesados en optar a ellas puedan decidir si les convence o no», explicó el comité avilesino.

También volvieron a reclamar un listado de los trabajadores que mantendrían a día de hoy su empleo, pero la empresa considera que no sería «muy real», pues sufriría cambios constantes y podrían darse falsas esperanzas innecesarias. No obstante, la aluminera se comprometió a «valorar la mejor forma de tratar este tema» y trasladarla en la próxima reunión.

Más