«Nos preocupa que haya una tendencia a la deslocalización de la industria»

Fernando Alonso Cuervo, presidente del Grupo Isastur. / ARNALDO GARCÍA
Fernando Alonso Cuervo, presidente del Grupo Isastur. / ARNALDO GARCÍA

«A largo plazo la descarbonización es un hecho, no se puede resistir uno a ello, pero tiene que ser un proceso más lento», apunta Fernando Alonso Cuervo, presidente del Grupo Isastur

SANDRA S. FERRERÍAOVIEDO.

Fernando Alonso Cuervo (Gijón, 1960) es ingeniero de minas por la Universidad de Oviedo y actualmente ocupa el cargo de presidente de Isastur, grupo que cuenta con entre 1.000 y 1.200 empleados, y también es vicepresidente de la Federación Asturiana del Metal (Femetal). Aprender de las buenas prácticas de otras empresas y ser prudente, unido a la internacionalización de la empresa, son las claves, según él, para que Isastur se mantenga después de tantos años de historia.

-¿Cuál es el secreto de Isastur para mantenerse en pie?

-En mi opinión lo que tienen que hacer las empresas que quieran durar tiempo es aprender de las buenas prácticas de los que lo hacen mejor y normalizarlas en el funcionamiento de la empresa en general. Somos una compañía que aprende rápido, ese es el secreto. También hay que ser prudente, no hacer las cosas para las que no estás preparado. Una cierta prudencia sin quedarse estancado. Nosotros procuramos hacer cosas nuevas, empezar poco a poco, cambiar y buscar nuevos mercados tanto en el tiempo de actividad como en la localización, pero poco a poco. Ese es el secreto.

«Hay que ser prudente, y no hacer las cosas para las que no estás preparado»

-El jurado ponía en relieve la internacionalización de Isastur, ¿es importante?

-Depende de a qué se dedique cada uno. Nosotros hacemos construcción de infraestructuras energéticas y ahí no te puedes quedar en un sitio. Tienes que buscar cierta expansión. Nosotros la buscamos desde 2005 y adquirimos Isotrón por esa razón. A Isastur nos vino bien prepararnos antes de que comenzase la crisis en el año 2008. Gracias a que ya estábamos por el mundo pudimos resistir, y nos está yendo bien. La internacionalización es una faceta importante en empresas como Isastur.

-También son una auxiliar de Arcelor, ¿les preocupa su situación?

-Nuestra cifra de negocio con ellos no es de mucho importe, pero más que por lo que a nosotros nos suceda nos preocupa que haya una tendencia a la deslocalización de la industria. Creo que no llegará la sangre al río, entiendo que las cosas se normalizarán. Con Arcelor hay unas inversiones muy fuertes ya realizadas y otras pendientes que no creo que cambien de la noche al día. Será la lucha de todos los días y todos los años, adaptarse a los mercados, a la globalización...Pero en Asturias y en Arcelor las cosas se han hecho bien, son plantas modernas y creo que están preparadas para competir con el resto del mundo.

-¿Y que Arcelor quiera reducir su producción y prescindir de empleados?

-Creo que eso es inevitable. Hay momentos en los que las empresas tienen que adaptarse a situaciones concretas en las que se reduce la producción y, por tanto, los empleos, pero también hay otros momentos en los que se recuperan.

-Asturias se encuentra en un proceso de descarbonización, ¿cómo debería ser?

-Los cambios en las reglas del juego son inevitables. Está claro que dentro de 20 años no habrá tanta producción térmica como ahora. Lo que hay que pensar bien es cuál es el ritmo al que hay que cambiar, para que no haya desajustes excesivos. A largo plazo la descarbonización es un hecho, no se puede resistir uno a ello. Tiene que ser un proceso más lento de lo que se está haciendo, pero tiene que estar muy claro que se va hacia ahí.

-¿Cuáles son los próximos proyectos de Isastur?

-Tenemos varios. Siempre tenemos como 200 o 400 en marcha en el mundo de cierta envergadura. Ahora tenemos unas plantas en Chile recién empezadas, también en España, donde en los últimos años está repuntando la actividad. También tenemos con EdP un contrato para la construcción de 160 estaciones de recarga de vehículo eléctrico. Son cosas que van apareciendo a medida que evoluciona el mundo y la vida. En cuanto a lo que es la internacionalización estamos muy implantados en Chile, y ahora estamos profundizando y mejorando nuestra implantación en Argentina, México, Colombia y El Salvador. Estamos haciendo un esfuerzo especial por tener más presencia allí.