«El principal compromiso de la EBHI es mitigar al máximo los efectos de su actividad»

«El principal compromiso de la EBHI es mitigar al máximo los efectos de su actividad»
José Manuel del Arco, director general de la EBHI. / JORGE PETEIRO

Ó. P. GIJÓN.

La EBHI, encargada de gestionar los graneles que llegan y salen del puerto de El Musel, se ha convertido en una referencia no solo por su actividad -mueve casi 15 millones de toneladas de materia prima al año- sino por su apuesta por reducir el choque medioambiental de su actividad. José Manuel del Arco, director general de la compañía, mantiene la apuesta por la responsabilidad social corporativa como una de los ejes de presente y futuro.

-¿Qué papel juega la responsabilidad social corporativa en la compañía?

-Cada vez más relevante y sistematizado, toda vez que la compañía ha sido siempre muy consciente de la interrelación con quienes forman parte directa de la misma, pero también con el entorno en que desarrolla su actividad y en especial con la ciudad de Gijón.

-La EBHI ha invertido en una tolva ecológica para reducir emisiones. ¿Es el cuidado del medio ambiente una prioridad?

-Sí, este es un buen ejemplo en el que se lleva a cabo una inversión significativa que no tiene traslado a una mayor eficiencia o productividad, pero sin duda incide en la calidad ambiental de los procesos de descarga de graneles al minorar de forma muy acusada la emisión de polvo a la atmósfera.

-¿En qué más proyectos trabaja actualmente la EBHI?

-En estos momentos el principal compromiso es mitigar al máximo los efectos de su actividad en el área medioambiental, para lo que tiene en curso un ambicioso programa que contempla medidas que van desde la plantación de barreras arbóreas a otras como el acondicionamiento de superficies o la instrumentación de medios mecánicos como el de la tolva que hemos comentado ya.

-¿Cómo se eligen estos proyectos?

-Tratamos de priorizar aquellos con mayor incidencia en la población de nuestro entorno y que sabemos que son más esperados, aunque siempre muy atentos a su viabilidad y en función de las disponibilidades económicas del capítulo correspondiente en cada momento.

-¿Cómo se miden los beneficiarios de dichos proyectos?

-Este es un tema complejo, pues existen niveles muy diferentes, dado que el conjunto de beneficiarios directos e indirectos son muy amplios. Las medidas medioambientales, por ejemplo, tienen una incidencia directa sobre la población del entorno inmediato, pero también sobre el conjunto de Gijón y, si me apura, de Asturias.

-¿Cuál es la inversión que acomete anualmente la EBHI en este tipo de proyectos?

-EBHI lleva invertidos en los últimos 3 años 4,8 millones de euros en mejoras medioambientales y sus gastos de explotación relacionados con una explotación medioambiental sostenible alcanzan los 1,2 millones anuales. Se trata de un compromiso absoluto, pues tanto la responsabilidad social corporativa como la sostenibilidad son un largo camino que no tiene fin.

-¿Cree que la sociedad reconoce y aprecia la labor de la EBHI?

-Nuestra terminal es una parte esencial de El Musel y, por tanto, generadora de empleo y soporte de mucha actividad económica más allá de la estricta operativa portuaria. Pienso que es fácil asociarla a una imagen de eficiencia y que progresivamente ha incorporado a sus procesos mejoras que repercuten en la calidad de vida de todos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos