Realidad virtual para evitar escaleras 'made in Gijón'

Una mujer mide, con unas Hololens, mide su escalera./THYSSEN
Una mujer mide, con unas Hololens, mide su escalera. / THYSSEN

Cuatro ingenieros del centro de innovación de Thyssen en Gijón desarrollan una tecnología para que los usuarios con movilidad reducida puedan medir, previsualizar y encargar sus salvaescaleras desde casa a través de unas gafas

LAURA CASTROGijón

Tan sencillo como ponerse unas gafas. ThyssenKrupp pondrá en marcha este mes un nuevo sistema que permitirá a los usuarios con problemas de movilidad encargar sus propios salvaescaleras -dispositivo mecánico para subir y bajar personas, sillas de ruedas y pequeñas cargas evitando los peldaños- desde casa.

A través de las lentes HoloLens, de realidad mixta de Microsoft, podrán medir y reproducir el mecanismo a través de hologramas para hacerse una idea de cómo quedará una vez lo reciban en casa. La información recopilada por las gafas pasará a la nube, por medio de la tecnología Linc, y de ahí directamente a fábrica para realizar el pedido. Hasta ahora la fabricación de los salvaescaleras era artesanal y a medida, por lo que los plazos de entrega se alargaban varios meses.

Con esta tecnología se espera reducir estos tiempos hasta cuatro veces, al pasar de un periodo de entre 40 y 70 días a uno de 14. «La necesidad de un salvaescaleras puede ser muy repentina. Al ofrecer una solución urgente, podemos mejorar significativamente la calidad de vida de las personas», explicó Andreas Schierenbeck, CEO de Thyssenkrupp.

La tecnología fue diseñada por cuatro ingenieros del centro de innovación y desarrollo de Thyssen en Gijón en colaboración con Zühlke y Microsoft y serán los asesores comerciales de la empresa, 120 en total, quienes la pongan en marcha. Estarán equipados con las herramientas HoloLinc, entre ellas las gafas, una tablet y una impresora portátil. «Es un orgullo ver cómo desde España podemos contribuir a eliminar las barreras de movilidad en los hogares de personas de todo el mundo», destacó Javier Sesma, director general del centro gijonés de I+D+i de Thyssen.

La prueba piloto se realizó en los Países Bajos y según la compañía ha sido «un éxito» en más de 300 instalaciones. Este mes se pondrá en marcha en España, Reino Unido, Alemania, Bélgica, Italia y Francia y para el próximo año en Noruega y Japón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos