La Seguridad Social pierde 600 millones al año por los falsos autónomos

LUCÍA PALACIOS MADRID.

Sin paro ni baja laboral, sin vacaciones y sin tan siquiera el derecho a ser despedidos, puesto que dejar de contar con ellos es tan sencillo como no volver a llamarlos. Así malviven los denominados falsos autónomos, los que no son ni asalariados ni trabajadores por cuenta propia, una figura que supone un fraude de ley que está en un momento de crecimiento, animada por las facilidades que dan las plataformas de la economía colaborativa. Empresas como Deliveroo o Glovo están en el punto de mira de la Inspección de Trabajo e incluso cuentan con algunas sentencias en contra. Así, en la actualidad hay en España 15.000 falsos autónomos más que un año atrás, lo que deja la cifra total en 225.000 en este segundo trimestre, según un informe de la asociación de autónomos UATAE realizado con la última EPA.

Pero esto tiene su repercusión en las cuentas de la Seguridad Social, ya que suponen cotizaciones que pierde. El sistema, que arrastra un déficit de 18.000 millones, deja de ingresar más de 592 millones de euros al año por este fraude, según este estudio. Esta cantidad se obtiene cruzando el número de falsos autónomos con los datos del sueldo más común de los asalariados (16.498 euros anuales), el ingreso medio en la Seguridad Social de un trabajador del Régimen General (fijado en un 28,3%) y la cotización mínima de los autónomos (275 euros al mes). Y todavía parece más que probable que estos cálculos se queden cortos, ya que UATAE advierte de que el coste podría ser mayor dado el gran número de personas que se acogen a la tarifa plana de 50 euros siendo falso autónomo y, por tanto, no cotizando por la mínima.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos