TSK sella una alianza con Duro para afrontar nuevos proyectos y animar a los inversores

Agentes de la Guardia Civil rastrean la comarca de Liébana, en Picos de Europa, en busca del vecino de Turieno huido tras atrincherarse más de once horas
Sabino García Vallina. / A. GARCÍA

Los Arrojo no acuden a la ampliación y el grupo, «optimista», confía en conseguir los 125,7 millones con nuevos socios

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

Duro Felguera y TSK son ingenierías, vecinas y de Gijón. Sus respectivas sedes, ubicadas en el Parque Científico y Tecnológico, están separadas por una distancia de escasos metros. La segunda participa en la primera con un 2,75% -cifra alcanzada recientemente tras la reducción de capital dentro del proceso de la ampliación de Duro y que previamente era del 2,5%- y de ese porcentaje no tiene intención de bajar. Su presidente, Sabino García Vallina, ya avanzó en una entrevista publicada por este periódico que estaba dispuesto a entrar en la ampliación de la empresa colindante a la suya para mantener su participación. Incluso podría estar dispuesto a aumentar su actual porcentaje -algunas fuentes sitúan ese posible incremento hasta en un 5%, pero TSK no lo confirma- siempre que ayude a la supervivencia de Duro y a TSK no le suponga un riesgo para su propio negocio. En cualquier caso, las dos firmas se han dado la mano para sellar una alianza estratégica.

Ayer, Duro Felguera anunciaba por la mañana que habían cerrado un acuerdo para poner en marcha proyectos llave en mano de forma conjunta en las áreas de energía, minería y 'handling', industria, medio ambiente y petróleo y gas. El acuerdo con TSK supone un nuevo balón de oxígeno para Duro, dado que refuerza su plan de negocio y le da una mayor credibilidad de cara a la banca y a futuros inversores.

«Esta combinación de esfuerzos» les permitirá, según el grupo que preside Acacio Rodríguez, aportar valor en tres ámbitos: «refuerzo del alcance y profundidad de las referencias de proyectos, como en el caso de las energías renovables y ciclos combinados; lograr una mayor presencia y masa crítica a nivel geográfico; y mejorar la gestión de riesgos ya que, al compartir proyectos, la cartera de cada compañía evoluciona con un menor peso individual».

La unión hace la fuerza. Juntas tienen previsto cerrar más proyectos que compensen el menor tamaño de los contratos. Y se compaginan. TSK es fuerte en renovables, un mercado en el que quiere posicionarse Duro Felguera y esta, a su vez, tiene más peso en ciclos combinados y minería.

Más información

Según el comunicado de Duro, en energía, la suma de experiencia de las dos ingenierías en la construcción de plantas de generación supera los 35.000 MW, tanto en el ámbito de las renovables, con referencias en solar, eólica, biomasa e hidráulica, como en el ámbito de la energía convencional, incluyendo ciclos simples, ciclos combinados, plantas de motores, plantas de carbón y ahorro energético. En este campo, Duro actualmente construye centrales de 1.300 MW en Argelia, 500 MW en Emiratos y 450 MW en Rumanía mientras que TSK ejecuta 1200 MW en Bolivia y 500 MW en Chile, así como más de 1.000 MW en renovables en México, Egipto, Jordania, Panamá y Omán, entre otros países. El acuerdo refuerza igualmente la propuesta de valor para los principales tecnólogos del sector como GE, Siemens o Mitsubishi, con los que ambas empresas mantienen excelentes relaciones.

En lo que se refiere a plantas industriales, ambas empresas conjuntamente aportan referencias y experiencia en petróleo y gas, minería, concentración de minerales, desaladoras, siderurgia, cemento, papel y azúcar.

En este momento, entre otros proyectos, TSK se encuentra ejecutando una refinería de azúcar por importe de 200 millones de euros en Arabia Saudí y Duro Felguera un tanque de GNL de 180.000 m3, una planta de coquización (DCU) en Bielorrusia de 263 millones de euros y acaba de firmar un contrato para una planta de proceso de grafito en Canadá. En cuanto a la presencia geográfica, actualmente TSK está ejecutando proyectos en 35 países y Duro Felguera en 28.

Como primer paso de esta alianza, se ha identificado una lista de potenciales proyectos y se ha creado un equipo de trabajo conjunto para atenderlas. Esta lista incluye oportunidades a corto, medio y largo plazo que añadirán productos nuevos a la cartera actual de ambas empresas.

Ayer fue un día de buenas noticias sobre Duro. Además del acuerdo con TSK y la subida en Bolsa, se conoció que Inversiones Somió, sociedad a través de la cual la familia Álvarez Arrojo canaliza su participación del 24,4% en el grupo, no ha acudido a la ampliación de capital. Así lo ha explicado la sociedad a requerimiento de la CNMV. «Inversiones Somió no ha podido ejercer sus derechos de suscripción preferente (en la ampliación de capital), no habiéndolos enajenado», ha precisado.

«Inversiones Somió ha estado a la espera de que Duro Felguera le facilitase información relevante y esencial para adoptar una decisión fundada hasta el último momento del periodo de suscripción preferente sin que dicha información haya sido recibida», explica la firma.

Esta decisión de la familia Álvarez Arrojo facilita a la ingeniería el cumplimiento de su plan de reestructuración, dado que el acuerdo de refinanciación con la banca acreedora estaba supeditado a que los accionistas mayoritarios no acudieran a la ampliación.

Las dudas sobre las intenciones de los Arrojo se mantuvieron hasta el último minuto, porque Inversiones Somió llegó a anunciar un acuerdo con un inversor mexicano para quedarse con el 24% de Duro, a través de unas opciones de compra. Esas opciones nunca llegaron a ejercerse por parte de Pedroza Limited.

A partir de ahora, Duro Felguera tiene unas dos semanas para conseguir los 125,7 millones necesarios para completar la ampliación de capital y la empresa se siente «optimista».

Según fuentes del mercado, de momento, ha logrado ya unos 30 millones que aportarán la estadounidense Metco, la catarí ACEC y la asturiana TSK. La primera, socio industrial de la compañía, va a tomar un 10% de las acciones, mientras que ACEC se va a quedar con entre un 5% y un 10% y TSK, con el 2,75% actual, si no lo aumenta.

 

Fotos

Vídeos