Los sindicatos acusan a Alcoa de «desinvertir» en Avilés para primar la planta de San Ciprián

Los sindicatos acusan a Alcoa de «desinvertir» en Avilés para primar la planta de San Ciprián
Javier Fernández recibe en Presidencia a los representantes sindicales y los alcaldes de Avilés y Gozón. / ALEX PIÑA

Los trabajadores comienza hoy el calendario de protestas con una concentración de dos horas en la entrada de la fábrica

D. FERNÁNDEZ OVIEDO.

La decisión de Alcoa de cerrar las plantas de Avilés y La Caruña no es casual. Forma parte, según los sindicatos, de un plan que incluía «desinvertir» en la planta de Avilés para primar a la de San Ciprián, «que es donde está haciendo hoy el gran negocio». Así lo aseguraron ayer los miembros del comité de empresa de la fábrica avilesina tras mantener una reunión con el presidente del Principado, Javier Fernández.

Según los representantes de los trabajadores, el elevado precio de la alúmina -la materia principal que se emplea para elaborar el aluminio primario, que se produce en Avilés- hace que la gran apuesta de la multinacional sea en estos momentos San Ciprián. Precisamente es en la planta de esta localidad de la Mariña lucense donde se produce la alúmina que se vende, entre otras, a la fábrica de Avilés. «Nos lo venden a precio de mercado, ni siquiera a un precio rebajado», afirmaba ayer Artemio Cuevas, delegado sindical de CC OO. El precio de este producto es de unos 1.200 euros por tonelada.

Los representantes sindicales de los trabajadores consideran que además de estos motivos, puramente económicos -«Alcoa gana doscientos millones al año, pero quiere ganar más», la decisión de cierre de las plantas anunciadas también forma parte de un plan de la multinacional estadounidense de «centrarse en minas y refinerías a costa de desinvertir en en Avilés y La Coruña». Y así se lo transmitieron ayer al presidente del Principado. Javier Fernández recibió en la sede de Presidencia a los miembros del comité de empresa, quienes acudieron acompañados de los responsables de industria de UGT, CC OO y USO en Asturias (Jenaro Martínez, Damián Manzano y Juanjo Estrada) y de la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, y el regidor de Gozón, Jorge Suárez.

Sergio Sobrido (USO), presidente del comité de empresa, agradeció el «compromiso» que les trasladó Javier Fernández, «tanto personal como del Gobierno de hacer todo lo que sea necesario» para encontrar una salida al órdago que ha lanzado Alcoa. También se comprometió Fernández a impulsar un «frente común» con el Gobierno central y la Xunta de Galicia para revertir la situación. «Es importante lo que haga el Gobierno, porque tenemos claro que Alcoa no hará nada si el Gobierno central no se involucra al máximo», afirmó José Manuel Gómez, delegado de CC OO en el comité de empresa de la planta avilesina.

Por ello, todos hicieron un llamamiento a la sociedad asturiana para participar en este «frente común» que evite el cierre de la fábrica que plantea Alcoa.

Tras la reunión con Javier Fernández, tanto el comité de empresa, como los dirigentes sindicales regionales y los regidores de Avilés y Gozón coincidieron a la hora de afirmar que no aceptarán una solución al cierre de Alcoa «que no pase por el mantenimiento de la actividad en Avilés».

«Nos importa poco el nombre, sea Alcoa o el que sea, importa que se siga manteniendo la actividad y se mantenga el empleo de 340 familias que trabajan ahora mismo de forma directa», dijo Jenaro Martínez.

En una línea similar se manifestó el secretario general de CC OO de Industria. Damián Manzano emplazó a la empresa a retirar «de forma inmediata» el anuncio de cierre.

También instó a la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) a sumarse al «frente común» contra el cierre de la fábrica avilesina «en lugar de respetar la decisión de la empresa». A su juicio, «respetar las decisiones que se toman desde Estados Unidos deja un poco que desear de quien dice representar a quienes están dispuestos a liderar no se sabe qué en Asturias».

Movilizaciones

Antes de la reunión con Javier Fernández, el comité de empresa fijó un calendario de movilizaciones, que arranca hoy con una concentración de dos horas -de 14 a 16 horas- a la entrada de la fábrica de Avilés. El sábado, una representación de los trabajadores de esta planta tiene previsto desplazarse a La Coruña para participar en la manifestación que el comité de empresa de la factoría coruñesa que también está afectada por el plan de cierres ha convocado.

Las movilizaciones continuarán el lunes, de nuevo con una concentración ante la planta de Avilés (de 14 a 17 horas) y el sábado, 27 de octubre, el comité ha convocado una marcha reivindicativa en bicicleta a Covadonga.

También el comité tiene previsto convocar una manifestación en Avilés contra el cierre de la fábrica, aunque no hay fecha aún para su celebración. «Hemos querido un inicio tranquilo del calendario de movilizaciones en vista de que será un proceso largo y duro que exigirá mucho», explicó el presidente del comité de empresa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos