Techpump, la empresa que creó Cumlouder: «No nos quisieron en el Parque Tecnológico»

Borja Mera, consejero delegado, anuncia su lanzamiento a nuevos mercados como el 'running', el ciclismo y el surf

Borja Mera, en el centro, junto a los trabajadores de Techpump en su oficina de la plaza Seis de Agosto, en Gijón./DAMIÁN ARIENZA.
Borja Mera, en el centro, junto a los trabajadores de Techpump en su oficina de la plaza Seis de Agosto, en Gijón. / DAMIÁN ARIENZA.
José Luis González
JOSÉ LUIS GONZÁLEZGijón

Una puerta de cristal recibe al visitante. Al franquearla, un sofá, dos asientos junto a una gran ventana que da a la plaza del Seis de Agosto de Gijón, un sillón de masajes, una máquina recreativa con cientos de videojuegos de los años 80 y 90, un comedor con agua y fruta gratis, y varias filas de ordenadores en un espacio diáfano donde trabaja una plantilla de cerca de setenta personas. Al fondo, un video muro en el que se proyectan estadísticas o, en su defecto, el logo de la empresa: Techpump, una firma «cien por cien tecnológica» que se sitúa como la cuarta que más tráfico de vídeos porno tiene en el mundo. «Si hablamos de todo tipo de contenidos, estamos entre las primeras 70 compañías del mundo», afirma Borja Mera, consejero delegado de una empresa cuyas oficinas no tienen una sola referencia a los contenidos que les han convertido en una empresa puntera en internet.

Para conocer el origen de esta firma que factura 10 millones de euros al año hay que remontarse veinte años atrás.En el ordenador de su casa, Borja Mera creó una página de música que comenzó a tener muchas visitas, llamando la atención de los anunciantes. «Me ofrecieron un anuncio porno.Creo que me daban 150.000 pesetas.Entendí que ahí había un nicho, que internet era el medio perfecto para el porno». Y se lanzó.«Mi objetivo era conseguir más tráfico, llegar a más gente, a más países. El contenido es lo de menos. Montamos una web porno como podíamos haberla hecho de submarinismo, solo que esto da más tráfico, porque lo ve todo el mundo, es masivo».

Con su propia productora de contenidos para adultos en marcha, Cumlouder, que nació de copiar un modelo estadounidense«que no existía en España», perfeccionaron su producto, basado en poca publicidad y buena navegabilidad en sus múltiples dominios. «Cumlouder era de contenidos de pago, pero se transformó en una web gratis.El mercado nos iba llevando hacia ahí».

Interior de las oficionas de Techpump.
Interior de las oficionas de Techpump. / ARIENZA.

En su expansión, Techpump ha pasado ya por otras cuatro oficinas. Hace tres años intentaron establecerse en el Parque Científico Tecnológico de Gijón.«Queríamos montar un edificio allí y nos dijeron que no. Ni siquiera vinieron a visitarnos, a conocer nuestras oficinas. No sé si no estamos valorados o simplemente somos ignorados a nivel de lo que es la ciudad y la región», señala Borja Mera, que no encuentra una explicación clara a ese hecho.«No sé si fue por los contenidos, o más por el desconocimiento absoluto de lo que somos».

No elude Borja Mera el debate que en diferentes sectores se está dando alrededor de la pornografía y su acceso por parte de menores, señalándola como un problema por haberse convertido en su fuente de formación sexual.«Ese debate hay que centrarlo en cómo educo a mis hijos y cómo y cuándo les dejo acceder a un dispositivo móvil o un ordenador. Cada vez veo a más niños con 10 o 12 años con móvil y eso me parece un error. La clave está en la educación sexual, que no se da, y en cómo se les deja usar los dispositivos móviles».

Dos trabajadores de la compañía, con sus dispositivos móviles.
Dos trabajadores de la compañía, con sus dispositivos móviles. / DAMIÁN ARIENZA.

Tampoco se esconde ante las críticas al papel de la mujer en estas producciones, en muchos casos sometidas al dominio del hombre. «El 30% de nuestros usuarios son mujeres y ven el mismo tipo de escenas que los hombres. Ahora el porno 'tranquilo' está arrasando. Hay mucho desconocimiento de la industria, cómo es, cómo funciona. Incluso de cómo se trata a las actrices, que es muy bien».

No es la pornografía la única pata del negocio de Techpump. El comercio electrónico es su segundo gran proyecto, una iniciativa con la que, bajo la firma Siroko, intentan conquistar los mercados del 'running', el ciclismo y el surf y que esperan ampliar a la nieve. Gafas técnicas y maillots de ciclismo copan ahora el catálogo de una marca que ya patrocinó a Saúl Craviotto y que ahora puede verse en la Volta a Cataluña. «Vendemos sobre todo gafas, pero estamos en proceso de crear muchos productos: ropa de 'running', tablas de surf, licras... Ahora estamos vendiendo en 35 países», señala Borja Mera.

Donde encuentran más problemas es a la hora de «reclutar talento». Crítico con las enseñanzas universitarias, a las que afea su poco apego a la práctica empresarial, Borja Mera se plantea abrir una oficina en otra urbe española para mejorar el acceso a los perfiles técnicos más preparados. «Intentamos competir haciendo que este sea un sitio agradable y que la gente esté motivada. También tenemos gente trabajando en remoto en Barcelona o Uruguay».

Temas

Gijón