Thyssen se suma al ajuste de la gran industria y anuncia la supresión de 6.000 empleos

La planta de escaleras mecánicas y pasarelas rodantes en la planta ThyssenKrupp Norte de La Pereda. /DAMIÁN ARIENZA
La planta de escaleras mecánicas y pasarelas rodantes en la planta ThyssenKrupp Norte de La Pereda. / DAMIÁN ARIENZA

La mayoría serán en Alemania, sobre todo en el sector del acero, y no se espera que tenga incidencia en las instalaciones asturianas

NOELIA A. ERAUSQUIN / AGENCIAS

Nuevo ajuste de la gran industria europea. ThyssenKrupp, con plantas en Asturias, suprimirá 6.000 empleos en el mundo, casi 4.000 de ellos en Alemania, tras el fracaso de la fusión de sus actividades siderúrgicas en Europa con el grupo indio Tata, debido a la desaceleración de la economía y a las exigencias de desinversión que imponía la Unión Europea.

ThyssenKrupp prepara un «nuevo programa» de reestructuración, que «incluye la supresión de 6.000 empleos», 4.000 en Alemania y el resto en el extranjero, indicó su presidente, Guido Kerkhoff, en una conferencia telefónica.

La empresa alemana entierra así su fusión con la india Tata, que iba a crear un auténtico gigante siderúrgico, solo superado por Arcelor, y excluye proponer más concesiones a Bruselas para conseguir su visto bueno.

Hasta ahora estaba previsto suprimir 4.000 puestos, la mitad en Alemania, en la nueva entidad creada con la fusión. Pero el acuerdo social negociado «ya no está en vigor» ya que dependía de la fusión con Tata, precisó Kerkhoff. «Construimos un nuevo Thyssenkrupp (...) Vamos a cambiar muchas cosas, y no será un camino fácil», señaló también el jefe del grupo histórico alemán.

Más noticias

Al mismo tiempo, la empresa alemana abandona su proyecto de división en dos, por el que se debían crear dos entidades, una Industria, incluyendo su negocio de Elevator, con planta en Mieres y su centro de I+D+i en Gijón, las piezas de repuesto, los ascensores y la ingeniería, y otra Materiales, que englobaría la construcción naval y el acero.

Ahora, sin embargo, propone escindir únicamente Elevator, el sector que mejor rendimiento tiene para el grupo, y sacarlo a Bolsa. Dados su buenos resultados, todo indica que las instalaciones asturianas podrían salvarse del ajuste, que sin embargo sí tendrá una gran incidencia en el sector del acero y podría afectar duramente a plantas como Galmed, que tiene Thyssen en Sagunto.