España, segunda potencia de construcción naval de la UE

L. CASTROGIJÓN.

Los encargos del pasado año han posicionado a los astilleros nacionales como la segunda potencia constructora de la Unión Europea y la novena del mundo. Así lo recoge la patronal Pymar en su informe anual, de 2018, en el que señala que se «revalidó» la confianza de los mercados internacionales al haber destinado a la exportación cerca del 90% de las CGT (indica la cantidad de trabajo necesario para construir un buque) contratadas en el ejercicio, que ascendieron a un total de 217.566. De hecho, fueron más de 6,8 millones de horas de trabajo, un 25% más que en el 2017 y casi el doble que en el año anterior.

Asimismo, a cierre de 2018, la cartera de pedidos se había incrementado un 30% sobre la media registrada en los últimos cinco años, lo que sitúa a España como la segunda potencia con más unidades en construcción dentro de la Unión Europa.

La patronal remarca que esta evolución positiva en los niveles de encargos y la tendencia al alza del número de contratos en segmentos de mercado «con potencial, de mayor complejidad tecnológica», como cruceros, ferris, grandes pesqueros y oceanográficos, «hace presagiar una previsión optimista» para la contratación a lo largo de este año.

No obstante, hay amenazas que se ciernen sobre el sector en el ámbito europeo y mundial. El año pasado se dieron los primeros síntomas de una desaceleración del crecimiento económico, motivada en parte por el 'Brexit', las guerras comerciales y el cambio en las políticas monetarias. Y, además, el sector naval debe hacer frente a la creciente competencia de los fabricantes chinos. Este es, de hecho, uno de los apartados clave del proyecto de desarrollo elaborado por la Fundación Centro Tecnológico Soermar, que trata de elevar el componente de innovación en la construcción de buques para competir con los astilleros asiáticos, cuya tecnología no es tan avanzada, pero que ofrecen un precio más competitivo.

Temas

Avilés