'Operación Hulla': La Fiscalía asegura que Villa y Postigo desviaron «ingentes cantidades de dinero» a sus bolsillos

Zapatero y Villa, en una fiesta de Rodiezmo./
Zapatero y Villa, en una fiesta de Rodiezmo.

«Hubo que modificar íntegramente un Real Decreto para financiar íntegramente» una residencia de ancianos que fue utilizada para distraer los fondos, declara el exgerenet del Instituto para la Reestructuración de la Minería ante la Guardia Civil

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Juan Miguel Benítez, el que fuera gerente del Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón, ha declarado ante la Guardia Civil que la tramitación del desvío de fondos públicos al sindicato que lideraba José Ángel Fernández Villa fue una «imposición» del Gobierno que en aquel entonces presidía José Luis Rodríguez Zapatero. Según publica hoy el diario El Mundo, Benítez aseguró a la ante la Unidad Central Operativa (UCO) que «hubo que modificar íntegramente un Real Decreto para financiar íntegramente» una residencia de ancianos que fue utilizada como coartada para que los sindicalistas distrajeran fondos. «Eso vino impuesto desde arriba por el Gobierno del PSOE», relató, hace unos días ante la Policía Judicial y, añadió, que la decisión ya estaba tomada cuando él alcanzó la gerencia del Instituto y que tuvo lugar gracias a la influencia de Fernández Villa sobre Zapatero y su ministro de Industria.

Según la confesión que publica en exclusiva el diario nacional, se corrobora el contenido de la denuncia interpuesta hace un año por la Fiscalía Anticorrupción en el marco de la denominada 'Operación Hulla'. Esta querella provocó la detención de Fernández Villa, histórico líder minero que propició la llegada de José Luis Rodríguez Zapatero a la secretaría general del PSOE.

El Ministerio Público sostiene que la cartera de Industria que dirigía el socialista Miguel Sebastián se «concertó» con los líderes sindicalistas mineros de Asturias. El objetivo, otorgarles de forma irregular una subvención millonaria para la construcción de una residencia de ancianos en un terreno «no urbanizable y de interés agropecuario». Esta subvención «sobredimensionada» fue destinada oficialmente al geriátrico de Felechosa (Asturias) pero acabó sirviendo posteriormente para que Fernández Villa y su mano derecha, José Antonio Postigo, se desviaran «ingentes cantidades de dinero» a sus bolsillos.

«Fernández Villa fue quien hizo los contactos necesarios para que desde arriba dieran las instrucciones necesarias», en referencia al Gobierno de Zapatero, explicó el ex gerente del Instituto en su declaración. «Tenía mucho poder y capacidad de pedir audiencia al presidente del Gobierno y al ministro de Industria», agregó.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos