Los expertos afirman que la desaceleración económica de Asturias es coyuntural

Ana Jesús López, profesora Universidad de Oviedo /
Ana Jesús López, profesora Universidad de Oviedo

A pesar de la caída del consumo y el comercio exterior, señalan que la región continuará creciendo en los próximos dos años

LAURA CASTRO GIJÓN.

Hay síntomas de una desaceleración económica, pero no es una «caída dramática». Los economistas rebajan la preocupación de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), cuyo presidente advertía el pasado miércoles de que ya se estaba notando en la región el impacto de esta «ralentización generalizada», al percibir un descenso en el nivel de contratación y en la actividad productiva.

Si bien algunos indicadores como el de producción industrial (IPI) apuntan a una leve bajada del 0,1%, según los datos del INE y las previsiones de los investigadores de Hispalink, los economistas consideran que este frenazo entra dentro de lo previsible. De hecho, algunos informes del Fondo Monetario Internacional ya anunciaban a principios de este año que la Unión Europea había alcanzado el punto máximo de crecimiento, por lo que esperaban que continuará a ritmos más bajos.

«Es un poco pronto para hablar de desaceleración», opina Florentino Felgueroso, profesor e investigador de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), quien confía en que la prosperidad económica se mantenga unos «cuantos años más». Poniéndose en lo peor, asegura que «no estamos preparados para una nueva crisis, pues aún no hemos recuperado todo lo perdido en lo anterior».

Ángel de la Fuente, director ejecutivo de Fedea, se expresa en términos similares al afirmar que «es pronto para saber si la desaceleración será una tendencia» en los próximos años. Explica que el crecimiento «será menos fuerte» que en 2017, pero garantiza que la tasa seguirá siendo «razonable».

Así lo corroboran las previsiones de Hispalink, elaboradas por un grupo de investigadores de la Universidad de Oviedo. Entre ellos está Ana Jesús López, profesora del departamento de Economía Aplicada, quien destaca una mejora en el empleo de la región. «Las previsiones son a la baja, pero el paro, en cambio, ha tenido un descenso soportable», subraya. De hecho, se estima que a cierre de 2018 el desempleo se haya reducido en un 7% respecto al año anterior.

Más información

La subida salarial, a debate

Fade achaca la desaceleración a una caída del consumo por lo que incentivar los salarios de los trabajadores y pensionistas parece una solución plausible. Sin embargo, los economistas no están de acuerdo. «Es un tema complicado. No todas las empresas se lo pueden permitir y si se vieran obligadas a subir los salarios podrían prescindir de los empleados. Esto sí que no sería lo deseable», valora Miguel de la Fuente, presidente del Colegio de Economistas de Asturias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos