Fade rechaza la propuesta porque no asegura una tarifa «competitiva»

Los partidos ven «insuficiente» el borrador para la industria asturiana y piden que la normativa se asimile a la de los países del entorno

Ó. PANDIELLO / L. CASTRO GIJÓN.

A falta de que se concrete el texto final tras el periodo de alegaciones, las primeras sensaciones de los empresarios asturianos con el nuevo estatuto de las electrointensivas no son especialmente positivas. Así se lo han ido trasladando las compañías afectadas a la Federación de Empresarios de Asturias (Fade), desde donde se califica el sentimiento general de «desilusión». De esta forma lo aseguró ayer el presidente de la patronal asturiana, Belarmino Feito, quien indicó que «había unas expectativas puestas en esto y el resultado no cumple con el objetivo de obtener unos costes competitivos para las grandes consumidoras». Incidió en que el presupuesto que baraja el Gobierno es «claramente insuficiente» y señaló que enviarán sus conclusiones a la CEOE para que presente las alegaciones correspondientes.

La respuesta de los partidos políticos en Asturias tampoco se hizo esperar. Desde Foro se mostraron especialmente críticos con el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez. «Engaña de nuevo a la industria y se burla de los asturianos», espetó Pedro Leal, vicesecretario de Coordinación Institucional y diputado de Foro. Insistió en que tanto Sánchez como la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, «se saltan a la torera» las advertencias de la gran industria asturiana. «Desprecian la situación de las familias de Alcoa y ponen en riesgo el futuro de Arcelor y de sus subcontratas», remarcó.

Para la candidata popular a la Presidencia del Principado, Teresa Mallada, el borrador del texto presentado por el Gobierno socialista «no es el que necesita la industria asturiana ni el que va a garantizar la permanencia de esta actividad en Asturias». La expresidenta de Hunosa, asimismo, puso de manifiesto su apuesta por mantener la generación con carbón de las térmicas asturianas como uno de los ejes fundamentales para conservar el empleo en la región.

Lorena Gil, cabeza de lista de Podemos a las elecciones autonómicas, tampoco se mostró afín al borrador del texto. A su juicio, el estatuto es «absolutamente insuficiente y deficiente porque no aborda el problema fundamental de las grandes consumidoras, dificultando así la sostenibilidad y el futuro de empresas como Alcoa». También criticó que no se dé marcha atrás a varias propuestas implantadas a través del Real Decreto de medidas urgentes para el impulso de la competitividad «según el cual las empresas que se beneficien de estas rebajas no tendrán que devolver las ayudas recibidas si tienen que llevar a cabo un ERE del 85% de su plantilla».

Por parte de Ciudadanos, el candidato a la Presidencia del Principado, Juan Vázquez, mostró su «seria preocupación» ante el «insuficiente» texto presentado por el Gobierno de Pedro Sánchez. «Hay una notoria contradicción entre la retórica de las declaraciones y la realidad de los hechos del Ejecutivo», criticó el exrector. La propuesta, además de «comprometer el futuro» de la gran industria asturiana, se aleja de otras propuestas más ambiciosas «similares a las vigentes en otros países europeos» como Alemania o Francia.

«Mejor definición»

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, tampoco se mostró satisfecha con el primer borrador del estatuto, al que calificó de «manifiestamente mejorable». «Necesitamos que el texto incluya una mejor definición de las empresas megaelectrointensivas», según defendió la regidora avilesina, para quien es también necesaria una «mejor definición de las compensaciones económicas en la cuantía y en los conceptos».