«Vale más pagar a Hacienda que exponerse a una sanción o a un delito»

Jesús Sanmartín explicó ayer en Avilés los cambios en la nueva reforma tributaria. :: simal/
Jesús Sanmartín explicó ayer en Avilés los cambios en la nueva reforma tributaria. :: simal

«El Gobierno dio fiscalmente una cierta autonomía a las comunidades y eso provocó que algunas hayan ido al límite»

JOSÉ MARÍA URBANO AVILÉS.

El economista avilesino Jesús Sanmartín Mariñas, asesor fiscal, gerente de Arsam y presidente del Registro de Asesores Fiscales de España (REAF), explicó ayer en la Cámara de Comercio de Avilés algunos aspectos de la nueva reforma tributaria. Acompañado del también economista Víctor Manuel Egea, de Terus Economistas, Sanmartín se centró en tres aspectos de esa reforma, los relativos al IVA, Impuesto sobre la Renta y Sociedades. Minutos antes habló con LA VOZ sobre estas y otras cuestiones de interés.

La sensación desde la calle es que cada poco hay una nueva reforma tributaria.

Lo que queremos ver son los cambios que entraron en vigor el pasado uno de enero y que afectan a los impuestos importantes, como el IVA, IRPF y Sociedades. Más que de una reforma, hay que hablar de retoques, puesto que no se ha modificado lo importante, como el sistema tributario o la ley de financiación de las comunidades autónomas.

¿Cuál es la clave de estos cambios?

La teoría del Gobierno es rebajar un poco los impuestos para que las personas puedan disponer de algo más de dinero en los bolsillos.

¿Dónde y quién va a ver esa disponibilidad de más dinero?

Se verá en el IRPF, de hecho se ha tenido que ver ya en la nómina del mes de enero. Son cantidades muy pequeñas porque la idea es rebajar los tipos y ensanchar las bases. Eso significa que se han modificado a la baja algunas reducciones o gastos deducibles.

¿Y a quién se beneficia?

En general a todos los contribuyentes, porque la medida afecta también a los profesionales. Baja la tarifa para todos y eso se nota.

¿Los que critican al Gobierno señalando que esta bajada de impuestos no compensa la subida que se soportó en 2011 llevan razón?

La referencia es el año 2011 y desde luego no se iguala con esta reforma de 2014. De hecho todas las estadísticas lo dicen.

¿Y los cambios en el IVA?

Lo que ha hecho en este caso el Gobierno es adaptar ese impuesto a las directrices de la Unión Europea. Hay que tener en cuenta que el IVA tiene poca jurisdicción propia en nuestro país porque los cambios significativos se resuelven siempre en Bruselas.

¿Y las variaciones en el Impuesto de Sociedades?

Lo que el Gobierno ha hecho aquí también ha sido bajar los tipos y ensanchar las bases. Se han eliminado a la vez algunos incentivos que venían de los tiempos de Zapatero y por eso a corto plazo este Impuesto de Sociedades ya está recaudando más. Hay que tener en cuenta que este impuesto afecta sobre todo a las grandes empresas y en cambio era el que menos recaudaba hasta ahora. Es lógico que tuviera que aportar más, teniendo en cuenta además que su recaudación va dirigida de forma íntegra a las arcas del Estado.

En las últimas fechas se habla mucho de los impuestos en Asturias, a la que se sitúa como una de las comunidades en las que más se paga. ¿Responde esta crítica a la realidad?

Sí, Asturias es de las comunidades con una tributación más alta. El Gobierno regional no ha rebajado sustancialmente el IRPF, no ha bonificado el Impuesto de Patrimonio, ni tampoco el de Sucesiones, y eso provoca un agravio comparativo significativo respecto a lo que sucede en otras comunidades.

Ustedes, en el REAF, hacen un estudio todos los años en el que se viene a demostrar que los asturianos siempre son de los más perjudicados a la hora de pagar a Hacienda.

En la comparativa sobre la tributación Asturias siempre sale perdiendo, es cierto.

En las conclusiones del mismo estudio siempre abogan por una homogeneización de los tributos en todo el Estado. La Constitución recoge que todos los españoles somos iguales en derechos y deberes. ¿Sólo eso no justificaría ya esa homogeneización?

Lo que se ha hecho en nuestro país es dar una cierta autonomía fiscal a las comunidades autónomas, y en esa 'guerra' algunas autonomías han ido al límite. Todo parece indicar, y así lo explicitan los técnicos, que en la próxima reforma lo lógico es que no haya esas diferencias. Lo que tendrá que haber será unos mínimos y a partir de ahí se admitirán algunas especificidades.

A la hora de los agravios comparativos todo el mundo dirige su mirada a Madrid, como la gran beneficiaria de esta falta de homegeneización.

Madrid es el que marca las diferencias y se ha convertido en un polo de atracción para empresas y particulares. Tiene el Patrimonio bonifica al 100%, mientras tiene bonificaciones muy altas para Sucesiones y Donaciones. Eso provoca, dicho coloquialmente, que todo el mundo quiera irse a 'morir' a Madrid. Eso está provocando también muchas inspecciones por cambios de domicilio sospechosos.

¿Se observa eso desde Asturias también?

Le puedo contar un caso reciente. Una persona fue a 'morir' a Madrid y se empadronó allí. En cambio la inspección comprobó que él seguía actuando aquí con normalidad. La broma le costó el tener que pagar aquí 350.000 euros, cuando en Madrid se disponía a pagar por los mismos conceptos apenas algo más de 2.500 euros.

¿Y esa fuga de empresas a Madrid para cambiar el domicilio social no se vigila?

Hay que tener en cuenta que en Madrid, por sus dimensiones, con miles o millones de contribuyentes, todo se diluye más fácil. Pero Hacienda está controlando mucho los cambios de domicilio pese a esas dificultades. En Asturias somos menos y es más fácil observar todo eso.

¿El que no declare y pague impuestos por conciencia social, debería hacerlo ante el temor de las inspecciones?

Lo que está claro es que la española es una Hacienda moderna, que hace un control de las cuentas más importantes. Los sistemas tributarios modernos se significan por el elevado nivel de información que manejan, con cruce de datos de empresas, bancos, constribuyentes... El éxito está ahí. Y yo le aseguro que es difícil que se le escape algo. Hacienda en ese sentido funciona y además es demoledora.

Usted da conferencias por todo el país dirigidas a profesionales. ¿Observa diferencias entre las inquietudes que le plantean en una comunidad y otra, entre el Norte y el Sur, por ejemplo?

No, los profesionales ven que el sistema es muy complejo, con muchos cambios. Y eso inquieta porque no somos capaces de verlo todo. Nosotros lo que decimos es que vale más tributar lo que marque la ley que exponerse a una sanción o a una acusación de delito fiscal a partir de los 120.000 euros inmpuesto/año. Ahí ya no hablamos de sanciones administrativas, sino de tener que acudir ante un juez por un delito fiscal.