El Tesoro decide cuándo puede devolver Hacienda el dinero de la Renta a cada contribuyente

Una oficina de la AEAT durante la campaña de la Renta./Efe
Una oficina de la AEAT durante la campaña de la Renta. / Efe

La Agencia Tributaria tiene hasta el 31 de diciembre para ingresar la cantidad fijada a quien corresponda sin comisión de demora, que a partir de entonces es del 3,75%

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

La declaración de la Renta de este año le salió a devolver a 14,5 millones de personas, casi un 4% más que el año pasado, por un importe de 10.800 millones de euros (+8,4%). De ellas, casi ocho de cada diez ya han sido atendidas por la Agencia Tributaria, lo que supone que más de 12 millones de personas han recibido casi 8.000 millones de euros, según los últimos datos facilitados por Hacienda hasta finales de julio.

Pero sigue habiendo algo más de dos millones de contribuyentes a los que aún no les han devuelto lo que les aparecía en el borrador que presentaron. Las causas no tienen por qué estar relacionadas con una mala presentación de la declaración, ni la persona será requerida de aportar más documentación en todos los casos. En la mayoría de ellos se debe simplemente a cómo se organizan los recursos del Estado para aportar más o menos a la devolución de la Renta en cada mes.

Es más, fuentes de la Agencia Tributaria (AEAT) aseguran que aunque la persona presente la declaración del IRPF con un resultado a devolver «no significa necesariamente que sea eso lo que te corresponda, ni siquiera que finalmente sea a devolver».

Intereses de demora

Desde el sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha), su secretario general José María Mollinedo explica que la campaña acabó el 1 de julio para el contribuyente, pero no para la AEAT, quien tiene seis meses más para terminar de tramitar los 20,6 millones de declaraciones presentadas este año, unas 860.000 más que en 2018. Mollinedo recuerda que Hacienda no quiere pagar intereses, así que hará «todo lo posible» por devolver el máximo número de ellas antes de que acabe el año.

Y es que todas las personas a las que Hacienda ingrese la cantidad correspondiente a partir del 1 de enero de 2020 tendrán que sumar los intereses de demora. Este porcentaje lo marca la ley de Presupuestos y como los de 2019 no salieron adelante y ante la falta de Gobierno actualmente, todo indica que el 1 de enero serán prorrogados los de 2018, por lo que el interés fijado seguirá siendo el 3,75% de la cantidad a devolver.

Esto significa que si una persona está pendiente de que Hacienda le ingrese 600 euros por el IRPF de 2018 y se pasa el plazo del año, a partir del 1 de enero tendrán que devolverle 622,50 euros. Eso sí, no cuentan los casos en los que la devolución del dinero sí sea por causas imputables al contribuyente. En ese otro caso, Hacienda notificará a la persona pidiéndole documentación específica o solicitándole una declaración complementaria.

El año pasado cerró con el 96,6% de las devoluciones completadas, lo que supuso que 13,5 millones de contribuyentes recibieron lo correspondiente antes de que finalizara el plazo. O lo que es lo mismo, quedaron pendientes el 3,4% de ellas, 417.000 personas. Entre ellas están los contribuyentes a los que Hacienda les ingresó el importe con intereses de demora y los que, tras estudiar su caso, no les correspondía la devolución a pesar de lo que apareciese en el borrador, pero desde la AEAT no determinan cuántos hubo de cada grupo.

Comprobar cada caso

En caso de estar entre los que no se les ha devuelto aún, la forma de averiguar si es por causas ajenas a nosotros o por un error en la presentación es a través de la web de la AEAT, donde introduciendo el número de referencia o la clave pin aparecerá el estado de la declaración: 'En tramitación' o 'En notificación'. En el primer caso, solo habrá que esperar. En el segundo, la persona recibirá pronto una carta de Hacienda explicándole los motivos del retraso y lo que debe aportar.

La causa principal por la que Hacienda tarda en devolver un importante número de declaraciones hasta final de año es por la incapacidad económica de hacerlo todo de golpe. «Es el Tesoro el que decide el ritmo de pago de la deuda conforme a los ingresos tributarios», explica Mollinedo. Por ejemplo, como el pasado 25 de julio se presentó la declaración del Impuesto de Sociedades, habrá ingresos significativos este mes para que puedan pagar un mayor número de devoluciones de la Renta. «El Tesoro hace una gestión muy profesional y mantiene un nivel y ritmo estable».

Así, el Tesoro decide cuándo «puede abrir un poco más la mano» ya que las emisiones de deuda están previamente fijadas y el organismo público va acomodando los plazos de devolución de estos importes también conforme a ello.

En cuanto al País Vasco y Navarra, se siguen los mismos criterios que en el resto de España pero la gestión de la Tesorería la hace su propia Hacienda foral.

Más de 87.000 millones recaudados hasta junio

El Estado ingresó en junio 8.685 millones, un 4,3% más que en el mismo mes de 2018, a través de los impuestos, según los últimos datos de recaudación de la Agencia Tributaria. Los ingresos brutos crecieron un 4,1%, mientras que las devoluciones realizadas aumentaron un 3,9%.

En los seis primeros meses del año, Hacienda recaudó 87.456 millones , lo que supone un crecimiento de los ingresos del 0,8% en comparación con el mismo periodo de 2018. Corregidos, principalmente, el calendario de devoluciones en 2018 y 2019 y las devoluciones por la prestación por maternidad y otras devoluciones extraordinarias que se han realizado en este año, los ingresos en términos homogéneos mantienen el mismo crecimiento del 3% que en general se observó en los tres meses anteriores.

De hecho, la AEAT explica que añadiendo el impacto de los cambios normativos y de gestión que no son corregidos en los ingresos homogéneos, el crecimiento acumulado hubiera sido del 3,9%.

Los ingresos por IRPF en la primera mitad del año crecieron un 3% que se eleva en términos homogéneos al 5,1%. Hay que recordar que uno de los principales impactos de los cambios normativos y de gestión del año son las devoluciones derivadas de la sentencia que declara exentas del impuesto las prestaciones de maternidad desde 2014. Su corrección explica casi la totalidad de los más de dos puntos que separan los ingresos observados y los homogéneos. Si además se corrige el impacto negativo sobre los ingresos de la modificación de la reducción en los rendimientos del trabajo, los ingresos homogéneos crecerían un 6,5%.