El Gobierno planea dejar Hunosa con un solo pozo y centrada en energías verdes

El Gobierno planea dejar Hunosa con un solo pozo y centrada en energías verdes
El pozo San Nicolás, en Mieres, el pasado mes de octubre. / J. M. PARDO ÁLVAREZ

El plan de futuro de la hullera pública está «casi perfilado» e incluye el cierre de dos minas y su especialización en renovables

N. A. ERAUSQUIN GIJÓN.

Pedro Sánchez prometió situar a la empresa pública Hunosa «en la vanguardia de esa transición energética que necesita Asturias y España». Lo hizo en Oviedo, al celebrar sus cien días en la Moncloa, y, aunque este compromiso vago aún no se ha concretado, poco a poco los responsables de la hullera pública negocian con el Gobierno cuál será su futuro, un porvenir basado en las energías verdes y que no abandona del todo la extracción de carbón, aunque la reduce a un solo pozo que pueda abastecer a la central térmica de La Pereda y así garantizar su continuidad y también las investigaciones que se pretenden llevar a cabo en ella.

Como compañía estatal, el plan del carbón firmado el pasado mes de octubre por el Ejecutivo, los sindicatos y la patronal Carbunión no afecta directamente a Hunosa, sino que su futuro se debate en otra mesa, en este caso, con la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), de quien depende la hullera pública. El planteamiento para la empresa «está casi perfilado», según confirman fuentes cercanas a este periódico, pero aún faltan por cerrar algunos flecos.

Gregorio Rabanal, presidente de Hunosa desde el pasado mes de julio ya ha trasladado en diversas ocasiones que su intención es dotar de «un futuro razonable» a la empresa. Para ello, y para seguir manteniendo la actividad extractiva, se debe sortear la reclamación de la Unión Europea de cerrar las explotaciones que han recibido ayudas.

El 90% de la facturación de la empresa ya procede de la generación de energía

Todo apunta a que Hunosa apostará por el mantenimiento de la actividad en el pozo Nicolasa, el que mayor producción tiene, mientras que los otros dos en los que aún conservaba la actividad extractiva, Carrio, en Laviana, y Santiago, en Aller, tendrán que cerrar antes de que finalice el año.

El objetivo de la compañía pública es potenciar su actividad relacionada con las energías verdes, como la geotermia o la biomasa. Además, continuará con la central térmica de La Pereda. En su memoria de 2017, la empresa presumía ya de que el 90% de su facturación procedía de la generación energética, frente a un menor peso de la venta de carbón.

La aportación de la central de La Pereda, el aprovechamiento del agua de mina y de la biomasa, los proyectos de biogasificación o los servicios de eficiencia energética serán las claves de la Hunosa del futuro.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos