García Vallina recibe «con orgullo» el premio a un empresario «ejemplar»

Sabino García Vallina recoge el premio de manos de Javier Fernández./Paloma Ucha
Sabino García Vallina recoge el premio de manos de Javier Fernández. / Paloma Ucha

El presidente de TSK ha recibido este viernes el Premio Álvarez Margaride a la Trayectoria Empresarial

EFE

El presidente de TSK, Sabino García Vallina, ha recibido hoy «con orgullo» el Premio Álvarez Margaride a la Trayectoria Empresarial, que reconoce su «potente y ejemplar carrera» al frente de una compañía caracterizada por su liderazgo tecnológico y su capacidad para competir en el mercado global.

La carrera de García Vallina ha sido destacada así por el presidente del Principado, Javier Fernández, en el acto de entrega de la VIII edición de un galardón que obtuvo por su brillante carrera profesional en la que hizo de TSK una prestigiosa compañía global especializada en la ejecución de proyectos complejos a nivel internacional, aportando tecnología propia para diferentes sectores.

Natural de Celles (Siero), García Vallina, inició su actividad profesional en la compañía Electricidad Goyarrola Díaz Gálvez, una de las mayores empresas españolas de ingeniería e instalaciones eléctricas de la época y al inicio de los años 80 se incorporó a ERPO para pasar posteriormente a ejercer como Director de Operaciones de TSK, surgida de la fusión del departamento eléctrico de ERTANK y de la División de Ingeniería Eléctrica de ERPO.

Tras constituir con otros profesionales del sector Conort Ingeniería y Montajes Eléctricos, en 1990 adquirió a través de esta sociedad TSK al Grupo ERPO cuando facturaba cinco millones de euros, una cifra elevada ahora a más de mil millones de euros en una empresa que cuenta con más de 1000 empleados y proyectos ejecutados en 50 países de cuatro continentes.

En su intervención durante el acto de entrega, el jefe del Ejecutivo asturiano ha advertido de que es necesario fomentar una transición energética «sin causar daños irreparables» dado que la cuestión no es estar o no a favor de reducir las emisiones de CO2 o de fomentar las energías renovables« sino en cómo hacerlo, en cómo ordenar esa transición necesaria sin causar daños irreparables».

Además, ha afirmado que su gobierno «no está en contra de una economía más limpia y menos contaminante», si bien ha indicado que «un cierre precipitado de las térmicas puede ser la antesala de una nueva reconversión».

Fernández ha admitido que «el camino ya no puede ser el mismo» y que «no hay alternativa», pero ha añadido que para afrontar esta «compleja» transformación que condiciona la política industrial de España, no basta con voluntad política ni con «pensamiento mágico».

«Un planteamiento apresurado, mal gestionado, puede abocarnos a una tercera reconversión que trunque la recuperación de los últimos ejercicios, lograda gracias a un ingente esfuerzo social, empresarial y político», ha manifestado.

En relación con la financiación autonómica, ha reiterado que la negociación debe abordarse bajo criterios de «igualdad básica en la prestación de los servicios públicos, rechazo de la ordinalidad, nivelación total y oposición al aumento de la capacidad normativa».

Aunque ha reconocido que «las circunstancias no facilitan un acuerdo rápido para cambiar el sistema», ha insistido en que el modelo vigente «no aguanta más».

Por su parte, la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, que ha reivindicado el «esfuerzo» realizado por el premiado para impulsar una empresa con presencia en los cinco continentes y ha incidido en la necesidad de que las distintas administraciones faciliten la actividad empresarial en el Principado.

«Sólo con un tejido empresarial sano y eficaz lograremos dar soluciones», ha apuntado la regidora gijonesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos