El Gobierno pedirá más informes antes de aprobar el cierre de Anllares

CC OO acusa al PSOE de «facilitar totalmente» el cese de la actividad en la térmica de Lada y augura que, después, irá la de Soto de la Barca

N. A. E. GIJÓN.

La petición para cerrar la central térmica leonesa de Anllares la tiene el Gobierno desde el pasado mes de mayo -entonces del PP-, pero el proceso sigue sus plazos. Tras recibir el visto bueno de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el Ejecutivo, ahora socialista, aún tiene trámites por delante para autorizar el cierre. Fuentes del ministerio de Transición Ecológica consultadas por este periódico señalaron ayer que, una vez que disponen de la aprobación de la CNMC, requerirán más información para determinar si se sigue adelante con la tramitación. Entre otros documentos, reclamarán un nuevo informe a Red Eléctrica de España (REE), aunque el operador del sistema ya dio luz verde al cese de la actividad en un análisis del año pasado, al no detectar ningún problema de garantía de suministro. De hecho, aseguró que se podrían suprimir 4.000 MW más hasta 2022.

El secretario general de CC OO de Industria de Asturias, Damián Manzano, considera que con su decisión de «permanecer de brazos cruzados», los socialistas «facilitan totalmente el cierre de la térmica de Lada» (Iberdrola) y augura también que, tras esta, vendrá la de Soto de la Barca (Naturgy). «¿Qué planes tiene el Gobierno para quemar mineral autóctono?», se preguntó, para censurar la reciente reunión de la portavoz del PSOE en el Congreso y vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, para mostrar su apoyo a los trabajadores de la Compañía Minera Astur Leonesa.

Por otro lado, según recoge Efe, el presidente del PP de Langreo, Rafael Alonso, considera que los argumentos de la CNMC para cerrar Anllares sientan un «grave precedente» que tendrá consecuencias en el futuro de Asturias, especialmente en el caso de Lada, y responsabiliza a PSOE, Ciudadanos y a la «izquierda radical» de ello.