El Gobierno traslada al embajador de EE UU su rechazo a los aranceles

Jessica López, presidenta del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Queso Cabrales, uno de los productos que previsiblemente serán gravados. / NEL ACEBAL
Jessica López, presidenta del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Queso Cabrales, uno de los productos que previsiblemente serán gravados. / NEL ACEBAL

Ve «inaceptables» las medidas adoptadas por Trump y advierte de que si no se retiran reaccionará con «firmeza» en coordinación con Europa

J. L. ORTEGAMADRID.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha decidido actuar con rapidez tras el anuncio de EE UU de imponer nuevos aranceles de hasta el 25% a centenares de productos españoles de los sectores aeronáutico y agroalimentario, y ayer mismo por la mañana el secretario de Estado para la UE, Marco Aguiriano, convocó al embajador de EE UU en España, Richard Duke Buchan III, para transmitirle el «rechazo frontal» del Ejecutivo a dicha medida. Una acción de protesta poco habitual en la diplomacia española -en los últimos años solo se ha producido con el embajador del Reino Unido, por Gibraltar, o con el de Venezuela- y más vehemente que el mero envío de una nota verbal.

El Gobierno quiso así dejar claro su malestar con las medidas adoptadas por la Administración Trump, que pueden gravar las exportaciones a EE UU de unos 1.500 productos por valor de 6.800 millones de euros de España, Francia, Alemania y Reino Unido, los socios que conforman el consorcio del constructor aeronáutico europeo Airbus y por cuyas ayudas recibidas de esos Estados se ha originado la represalia norteamericana tras obtener la 'bendición' para ello de la Organización Mundial de Comercio (OMC). En el caso de España, las nuevas tasas afectarían a exportaciones por un importe conjunto de unos 1.000 millones de euros de componentes aeronáuticos, aceites, aceitunas, vinos, quesos, carne de cerdo y cítricos, principalmente.

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, calificó ayer de «inaceptables» esos aranceles, y aunque señaló que confiaba en la negociación entre la Unión Europea y EE UU para resolver este conflicto antes de que esas nuevas tasas entren en vigor el próximo día 18 de octubre, afirmó que de no ser así «España y Europa sabrán responder a las medidas proteccionistas y nacionalistas de los gigantes internacionales, porque Europa también es grande y este es uno de los momentos para demostrarlo».

Una posición que a última hora de la tarde fue ampliada a través de una nota de prensa de Presidencia de Gobierno. En ella, tras rechazar «enérgicamente» el anuncio del país norteamericano, el Ejecutivo reiteraba la «voluntad de diálogo ofrecida por España y por la UE» en este asunto, si bien advertía de que si EE UU lo rechazaba «el Gobierno español reaccionará de forma inmediata».

En este sentido, Moncloa recuerda que en unos meses se conocerá otra decisión de la Organización Mundial de Comercio sobre las ayudas estatales que también EE UU ha otorgado a Boeing, lo que permitirá a la UE aplicar subidas de aranceles a productos importados del país norteamericano. De hecho, el bloque europeo tiene el derecho a imponer contramedidas superiores a 4.000 millones de euros tras una decisión a su favor de la OMC en 2004 que nunca fueron aplicadas en toda su extensión.

Entretanto, el Gobierno va a solicitar a la Comisión Europea la movilización de recursos financieros comunitarios en el marco de la gestión de crisis para el sector agrícola, con el objetivo de poder atender las medidas necesarias para mitigar los efectos que puedan tener los aranceles.

Más información