El Gobierno urge a la UE protección para el acero ante el riesgo de cierre de plantas

La ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, el pasado lunes, en la sede del ministerio. / EFE
La ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, el pasado lunes, en la sede del ministerio. / EFE

Maroto pide una revisión de las medidas de defensa comercial tras el 'Brexit' y el Principado reclama un «marco de estabilidad»

NOELIA A. ERAUSQUINGIJÓN.

La ministra de Industria, Reyes Maroto, reconoce que la situación por la que atraviesa la siderurgia es muy difícil, «hasta el punto de plantearse el cierre de algunas líneas y plantas de produción en la UE». Así lo asegura en una carta remitida a la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmströn, en la que reclama más medidas de protección para el acero, «dada la importancia del sector para nuestro país» y ante las distorsiones que está sufriendo su mercado, provocadas por la escasa demanda y la competencia de las importaciones, disparadas a causa de la guerra comercial, ya que se desvían productos a Europa que iban a tener como destino EE UU.

En la misiva, fechada el pasado 8 de octubre y a la que ha tenido acceso este periódico, la titular de Industria pide a la Unión Europea (UE) que siga de cerca el mercado siderúrgico «para adaptar las medidas de salvaguardia a la demanda del acero». Sin citar en concreto las plantas asturianas, que sufren importantes ajustes en esta segunda mitad del año, pero sí haciendo referencia a ellas, la ministra española reconoce que es complejo encontrar «una solución satisfactoria para todas las partes interesadas» y agradece el esfuerzo de la comisaria, que termina su mandato el próximo 31 de octubre, aunque se prevé que traslade esta reclamación a su sucesor, el irlandés Phil Hogan.

Maroto aplaude la decisión de revisar las herramientas de salvaguarda comercial presentadas el pasado 4 de septiembre, que apoyó el Gobierno español, y que considera que resolverán los problemas que han surgido durante el primer año de aplicación de estos mecanismos, pero también recalca que hay «cuestiones que preocupan». Entre ellas, cita la revisión que se llevará a cabo una vez que Reino Unido abandone la UE en caso de que haya un 'Brexit' sin acuerdo. «Esto es relevante porque habrá que volver a calcular los contingentes para todas las categorías de productos y, por lo que sabemos, en algunas categorías el impacto podría ser muy importante», advierte la titular de Industria, Comercio y Turismo en la carta.

Por todo ello, reclama que una vez que se produzca el 'Brexit' se lleve a cabo «una revisión urgente de las medidas con el fin de adaptarlas lo antes posible a la nueva situación» y también que se realice «un estrecho seguimiento de la demanda de acero» para revisar los mecanismos de salvaguarda ante los cambios del mercado.

La petición a Bruselas llega en un momento complejo para Arcelor, que está llevando a cabo importantes recortes en sus plantas de toda Europa y, especialmente, en Asturias, ya que, según aseguran fuentes de la multinacional, su cartera de pedidos ha caído un 20% en el último trimestre.

«Plena coincidencia»

La carta de Maroto ha sido acogida con satisfacción por parte del Principado. El consejero de Industria, Empleo y Promoción Económica, Enrique Fernández, destacó ayer su «plena coincidencia» con los argumentos expuestos por la ministra, en el sentido de la necesidad de revisar y reforzar las herramientas y medidas de salvaguarda y apoyo a la industria siderúrgica y también como refuerzo a otras herramientas que demanda el Gobierno regional, como «el establecimiento de una tasa en frontera para las importaciones de países que no están sometidos a la fiscalidad medioambiental existente en la UE».

Asimismo, Fernández demandó un «marco de estabilidad y de herramientas de protección ante la competencia desleal que representan las importaciones masivas» de terceros países. «No podemos seguir importando contaminación y poniendo en riesgo nuestras industrias, y pensar que en otras partes del mundo existen reglas y normas similares a las nuestras cuando en realidad las reglas simplemente no existen», incidió.

Por su parte, el presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), Belarmino Feito, consideró «favorable» la maniobra de Maroto porque podría servir para aprovechar el nuevo escenario que habrá en caso de que el 'Brexit' se produzca sin acuerdo. «Esa situación podría beneficiar a las fábricas europeas, por lo que sería positivo que se pudiera anticipar de cara a las medidas de ajuste de las propias empresas», consideró.

Los sindicatos también ven positiva la iniciativa, aunque cargan contra la inestabilidad política que provoca que la voz del Gobierno en la Unión Europea se vea debilitada. El secretario general de UGT, Javier Fernández Lanero, asegura que le consta que la reclamación de Maroto viene desde hace tiempo y pone el foco en tres medidas urgentes para mejorar la situación de la siderurgia: la reducción del coste energético, un arancel ambiental en la frontera de la UE y un pacto de Estado por la industria o, al menos, un pacto por la industria asturiana. Su homólogo en CC OO, José Manuel Zapico, coincide en la necesidad de establecer un mecanismo en frontera y reclama, además, la aprobación del estatuto para la industria electrointensiva y que las ayudas a los costes indirectos del CO2 vayan al máximo que permite la legislación comunitaria.

Más información