La guerra arancelaria también influye en la ralentización

L. CASTRO GIJÓN.

Los economistas consultados por este diario señalan que no solo la caída del consumo es responsable de la desaceleración. Apuntan, de hecho, a causas ajenas a la región como la 'guerra' económica entre Estados Unidos, China y la Unión Europea, que ya está afectando al comercio exterior europeo.

En una economía global no es de extrañar, además, que la inestabilidad de un país se contagie a otro. Así, en las últimas semanas el amago de Italia con salirse del euro causó una subida de su prima de riesgo hasta los 300 puntos y, por ende, arrastró a la deuda española, cuyo diferencial ascendió hasta los 112 puntos.

El hecho de que el Banco Central Europeo se plantee subir los tipos de interés también afectará a la economía del Principado, pues repercutirá en el consumo de los asturianos, quienes intentan ya hacer frente a 'los vientos de cola' de la crisis económica.

En los momentos de recesión, los precios del barril de petróleo y de la energía tiende a rebajarse. Sin embargo, tal y como indica Miguel de la Fuente, esta tendencia se ha revertido. «Asistimos ya a una subida del precio del barril de petróleo, que ha pasado de 60 dólares a 85», concreta.

El índice de precios del consumo o IPC también se ha ido incrementando paulatinamente cada mes. En julio de este año se situaba en 103,4 puntos, lo que suponía ya un incremento interanual del 2,4%.

Volverá a aumentar una décima más al cierre del presente ejercicio, según las previsiones de los investigadores de Hispalink, hasta alcanzar los 103,5 puntos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos