Hunosa busca su reinvención

Hunosa busca su reinvención

N. A. E. GIJÓN.

Hunosa tiene en el horizonte el 31 de diciembre y malas expectativas para sus pozos mineros, en la actualidad, ya solo tres con actividad: Nicolasa, Santiago y Carrio. Esos malos augurios para las explotaciones le hizo hace años buscar su diversificación y, según la compañía, la actividad de venta de energía ya le genera más ingresos que el carbón.

Así, Hunosa mantiene el Grupo Termoeléctrico de La Pereda, pero la Hunosa negra intenta ser verde. Ya completó la construcción de la planta de biomasa de Lieres, ha llegado a acuerdos comerciales con Fuensanta para asesorar a la compañía de aguas en la modernización del sistema energético de su factoría embotelladora de Nava y continúa captando nuevos clientes en geotermia -el mes pasado licitó la obra para desarrollar una red de calor por geotermia obtenida de agua de mina del Pozo Barredo, en Mieres-. También dispone de cultivos energéticos, plantaciones de especies forestales de crecimiento rápido dedicadas a ser transformadas en combustible. Unos cultivos que se desarrollan gracias a un acuerdo de colaboración con la Universidad de Oviedo.

Mientras, mantiene ingresos por la actividad de visitas del pozo Sotón, que contribuyen a reducir sus costes de mantenimiento, y también intenta hacer 'caja' con algunas de sus propiedades. Ya se deshizo de los economatos -se materializó el pasado verano, cuando la empresa se decantó por la oferta del grupo El Arco- y, en tres años, ha vendido cerca de 90 viviendas, más de un tercio de las que era propietaria. Otra operación destacable fue la venta de una parcela industrial en el Pozo Lieres.

La hullera suma también 43 millones de metros de suelo industrial y es titular de 1.385 concesiones de hulla y de otras 43 de diferentes minerales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos