La producción industrial cae y el sector solo representa ya el 16% del PIB

La producción industrial cae y el sector solo representa ya el 16% del PIB
Efe

Los ingenieros piden «reformas estructurales» para cumplir con el objetivo para 2020 de la UE del 20% tras su pérdida de peso en la economía

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

La industria es un motor importante de la economía española que genera empleo «de calidad». Sin embargo, este sector está perdiendo peso: el total de la industria en el PIB español era del 18,7% en el año 2000, frente al 16% de 2018, según los datos del III Barómetro Industrial publicad este martes por el Consejo General de la Ingeniería Técnica Industrial (Cogiti) en colaboración con el Consejo General de Economistas (CGE). Para poner la cifra en contexto, hay que destacar que en Alemania la industria supone el 25% del PIB nacional.

Precisamente este martes el INE dio a conocer que la producción de la industria bajó en agosto el 0,5% en comparación con el mismo mes de 2018, lo que supone casi cuatro puntos menos respecto al repunte del 3,3% interanual de julio. Esta caída fue consecuencia del desplome del -6,5% de la producción de bienes de consumo duradero y del -3,2% de los bienes intermedios. La cara positiva solo se la lleva la producción de energía, que subió un 1,1%. Por ramas de actividad, la caída más intensa fue la metalurgia (-10,5%), seguida de las artes gráficas (-9,3%) y la industria textil (-7,8%).

Así, las cifras de España quedan lejos del objetivo de la UE para 2020, que se fija en el 20% del PIB, por lo que ingenieros y economistas piden actuar de forma consensuada dentro de un «pacto de Estado global» para realizar una serie de reformas estructurales. Para llegar a ese objetivo habría que producir un 50% más durante estos dos años, según sus cálculos.

Las reformas deberían centrarse en la «especialización tecnológica», una apuesta clara por la Industria 4.0, así como un impulso a la unión fiscal en la UE. Para el presidente del CGE, Valentín Pich, la estrategia debería basarse en tres ámbitos: el energético, el logístico y el de las infraestructuras. Por su parte, el presidente del Cogiti, José Antonio Galdón, hizo hincapié en la necesidad de «una política energética estable que genere confianza a los inversores y una energía barata que no sea un lastre para la competitividad de nuestros productos».

Y es que España se sitúa en la quinta posición de la UE en cuanto a volumen de facturación del sector industrial, número de empresas y porcentaje sobre el valor añadido bruto (VAB), pero existe una gran diferencia entre este último parámetro en España y en los países que le preceden (5,8% de España frente al 11% de Francia o Reino Unido). Así, en cifra de negocio nos dobla Italia, Francia y Alemania, pero en número de empresas nuestro país está en un nivel parecido, lo que significa que el sector industrial en España está compuesto por multitud de pequeñas y medianas empresas que no aportan una facturación tan elevada como empresas más grandes de otros países del entorno.

Gran diferencia entre comunidades

Revisar el modelo industrial es una asignatura «urgente» por el Gobierno, teniendo en cuenta que el sector aporta un «empleo más estable» que el resto. Al analizar el empleo, el porcentaje de jornadas completas supone el 95% del total, frente al 85% registrado para el total de empleos de la economía nacional. En cuanto al tipo de contrato, el sector industrial presenta un total de 74% de indefinidos, frente al 62% sobre el total de sectores.

Por comunidades, el informe revela que la industria en cinco de las 17 presenta una contribución inferior al PIB al de la media nacional, entre las que destacan -quizá por el peso del sector turístico- Baleares y Canarias, que no superan el 7%. Solo seis están por encima del umbral del 20% establecido por la UE, entre las que destacan Navarra, País Vasco y La Rioja.

Temas

España, Pib